Mundo

Gobierno y FARC inician programa de sustitución de cultivos ilícitos

Foto: EFE

El Gobierno colombiano y las FARC anunciaron hoy que han iniciado un programa con el cual sustituirán aproximadamente 50,000 hectáreas de cultivos ilícitos durante el primer año de su implementación, y que en un comienzo se desarrollará en más de 40 municipios del país.

El programa tendrá un presupuesto inicial de un billón de pesos (unos 340 millones de dólares) que procederá íntegramente del presupuesto nacional, según explicó en una rueda de prensa el alto consejero para el posconflicto, Rafael Pardo, quien detalló que se espera que pueda haber colaboración internacional.

El punto cuatro del acuerdo de paz firmado por el Gobierno colombiano y las FARC el pasado 24 de noviembre en Bogotá recoge un pacto para la sustitución de los cultivos ilícitos en el país y la transformación de los territorios afectados por el conflicto.

En este sentido, Pardo comentó que en un principio el programa tendrá su foco en esos 40 municipios que "producen el 50 % de la coca del país".

Además, eso favorecerá la seguridad, ya que al focalizar en esos puntos se busca "que haya condiciones de seguridad para los campesinos y los miembros de las FARC".

Los productos por los que serán sustituidos estos cultivos los decidirán los técnicos en función de las características y posibilidades de cada región, pero explicó que el cacao es una "buena alternativa".

Asimismo, Pardo apostilló que los dos primeros lugares donde comenzó el proyecto fueron la aldea de Guerima, a las puertas de la Amazonía en el departamento del Vichada en el considerado "triángulo negro de la coca", y en Montañita, departamento del Caquetá (sur).

Las FARC tendrán la responsabilidad de acompañar y promover de manera directa la llegada del programa a los territorios más afectados, con el fin de socializar y afianzar su compromiso con la solución definitiva al problema de las drogas ilícitas.

El programa no atenderá a los cultivadores que hayan sembrado después del 10 julio de 2016, fecha en la que se puso en marcha el proyecto de sustitución voluntaria de cultivos entre el Gobierno Nacional y las FARC en el municipio de Briceño, en el departamento de Antioquia (noroeste).

El compromiso de los campesinos con la sustitución voluntaria tiene como esencia el abandono de forma inmediata de los cultivos de uso ilícito, y de cualquier otra actividad relacionada con los mismos.

Las familias que formalicen su compromiso con la sustitución voluntaria, la no resiembra y no participar en la comercialización ilegal de las materias primas derivadas de estos cultivos, tendrán beneficios económicos durante el primer año.

Cada familia recibirá un millón de pesos (unos 340 dólares) mensuales de remuneración, y preparación de tierras para siembras legales o trabajo en obras públicas de interés comunitario.

Así como 1.800.000 pesos (unos 614 dólares) para la implementación de proyectos de autosostenimiento y seguridad alimentaria por una sola vez, tales como cultivos de pancoger y cría de especies menores.

También recibirán nueve millones de pesos (unos 3.000 dólares) por una sola vez, para adecuación y ejecución de proyectos de ciclo corto e ingreso rápido como piscicultura, avicultura, entre otros.

Por su parte, el miembro del secretariado (mando) de las FARC Félix Antonio Muñoz, alias "Pastor Alape", afirmó que "el espíritu" del proyecto es que los campesinos se involucren en la sustitución de los cultivos.

"(Este plan) despierta la esperanza de construir un nuevo país, con la posibilidad de que la gente entre a reconocer la institucionalidad", dijo "Alape".

havh

Imprimir