Mundo

Vicepresidente de Estados Unidos encabeza marcha antiaborto en Washington

Varias personas participan con pancartas con la leyenda “Arrepiento mi aborto”, en la llamada “Marcha por la Vida” en Washington.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, proclamó ayer la victoria del movimiento antiabortista en el país ante miles de manifestantes de la llamada “Marcha por la vida” que cada año recorre Washington y que él encabezó.

El político ultraconservador es el primer vicepresidente estadunidense en el cargo que lidera esta marcha, que celebró este año su edición 44 y tiene el impulso de organizaciones religiosas de todo el país.

El mensaje de Pence, un habitual de ésta y otras marchas similares, fue que el movimiento antiabortista “está ganando de nuevo” en el país con la victoria electoral del presidente Donald Trump y el Congreso controlado por los republicanos.

“Él (Trump) me dijo que estuviera aquí con ustedes, que les agradezca el apoyo y la compasión que tienen por las mujeres y niños de EU”, aseguró, después de que el mandatario hubiera expresado poco antes su “apoyo total” a la marcha a través de la red social Twitter.

Trump tuvo que esforzarse en su campaña por despejar cualquier duda sobre su posición sobre el aborto, tras la apertura que mostró en el pasado, y logró pacificar a este sector prometiendo nominar jueces contrarios al aborto para el Tribunal Supremo y eligiendo a Pence como vicepresidente.

Pence es la garantía para los republicanos más combativos en temas sociales (aborto, matrimonio entre homosexuales); le avala su historial ultraconservador como congresista y como gobernador de Indiana (2013-2017).

Por eso, hoy Trump le envió a él para expresar a los miles de manifestantes la medida antiabortista que firmó en su primer lunes de trabajo: una orden ejecutiva que prohíbe el uso de fondos del gobierno para subvencionar a grupos que practiquen o asesoren sobre el aborto en el extranjero.

Imprimir