Mundo

May “se vende” ante Trump a cambio de un acuerdo comercial post-Brexit

Con el objetivo de apostar por un acuerdo comercial post-Brexit con Estados Unidos, la primera ministra británica Theresa May, fue recibida ayer por el presidente Donald Trump, quien aplaudió la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea (UE), lo que, dijo, le “dará identidad a esa nación”.

May llegó a EU con la misión de establecer una “relación especial” con el gobierno de Trump tras el Brexit, es decir, cerrar un acuerdo de comercio bilateral entre Londres y Washington, ahora que el Reino Unido confirmó que la salida del bloque europeo conlleva abandonar el mercado único a comienzos de 2019, por lo que necesita de un socio comercial fuerte y poderoso, destacaron medios británicos como el periódico The Guardian y la cadena BBC.

“Nuestros intereses y valores primero”, fue la encomienda a Theresa May, ante la incesante presión de los diputados británicos para que abordara en su reunión con Trump temas como el uso de la tortura en la lucha antiterrorista y su estrategia contra el cambio climático.

La prensa británica coincidió en que “el Brexit ha convertido el Reino Unido en un país que suplica desesperadamente. El gobierno se aferra con cobardía a una relación especial que reside solo en nuestra necesidad”, destacó la BBC.

Ayer durante su encuentro, ambos líderes no tocaron en ningún momento asuntos como las políticas medioambientales, la estrategia antiinmigración ni la tortura, ahora que Trump se dispone a reactivar las políticas de la “guerra contra el terrorismo” que emprendió George W. Bush, incluido el programa de tortura de sospechosos en el extranjero.

Diputados, prensa y organizaciones no gubernamentales del Reino Unido criticaron ayer la postura de May por ser frágil y no exigirle a Trump abordar temas como la tortura y el medioambiente.

WASHINGTON. En tanto, en la Casa Blanca, Trump, como anfitrión, aseguró a Theresa May que la relación de Washington con Londres es “más fuerte que nunca” y subrayó que el Brexit (su salida de la UE) dará al Reino Unido “su propia identidad”.

Al tocar el tema Rusia, Trump dijo que aún es “pronto” para hablar sobre la posibilidad de que su país levante las sanciones a Moscú, mientras que May consideró que las sanciones económicas a Rusia “deben continuar”.

Por su parte, May aseguró que Trump apoya “100  por ciento” a la OTAN, después de que el mandatario ha criticado en varias ocasiones a la Alianza Atlántica, calificándola de “obsoleta”. “Señor presidente, creo que ha confirmado que está al 100 por ciento apoyando a la OTAN”, le dijo.

Contacta hoy a Hollande, Merkel y Putin

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, comunicó ayer en su cuenta de Twitter que este sábado el presidente Donald Trump hablará por teléfono con sus homólogos de Francia, François Hollande; Alemania, Ángela Merkel, y Rusia, Vladímir Putin, para comenzar sus contactos y para reafirmar sus relaciones con estas naciones.

“Aprovechando al máximo la primera semana completa, mañana (hoy) @POTUS (cuenta en Twitter del presidente de Estados Unidos) hablará por teléfono con los líderes de Francia, Alemania y Rusia”, dijo Spicer, en su cuenta de Twitter.

Hollande, Merkel y Putin ya conversaron con el presidente republicano el pasado año para felicitarlo por su inesperada victoria en las elecciones presidenciales del 8 de noviembre, en las que se impuso a la demócrata Hillary Clinton.

Será, pues, la primera vez que Trump dialogue con esos líderes desde que juró el cargo hace una semana.

 

Imprimir