Aun con grieta, continúa activo embarcadero Zacapa en Xochimilco | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Aun con grieta, continúa activo embarcadero Zacapa en Xochimilco

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Al llegar a la entrada del embarcadero Zacapa, ahí donde se formó una grieta que ocasionó una fuga de agua, se puede observar que sólo un tramo del canal fue aislado, como si el lugar hubiera sido dividido para construir un paso peatonal.

Cuatro metros de ancho y siete de largo fue el área que quedó completamente seca.

Y a pesar de ello la actividad continúa.

Trajineros y personal de la delegación colocaron costales y arcilla en la zona afectada, pero eso no impide las labores.

Las trajineras y balsas aguardan la llegada de turistas y jóvenes para realizar los recorridos que caracterizan a Xochimilco.

A tres días de la aparición de la grieta los trajineros caminan por el lugar despreocupados y sin ninguna alarma; esperan el momento para trabajar.

“No podemos hacer nada, aparte no está cerrado en su totalidad, sí tenemos por dónde pasar y hacer recorridos”, comentó Cándido Rodríguez, quien de sus 66 años de edad ha dedicado 46 a trabajar en “Guadalupe”, su trajinera.

La gente continúa hablando de lo que pasó, les parece increíble que de un día para otro esta parte del canal se vea como ahora, seca.

Las bromas entre los ejidatarios no faltan, incluso dicen que “es más grande el chisme que la grieta que se hizo”.

Las trajineras con nombres de mujer flotan y chocan entre sí. Son tantas que hasta en el canal se hace tráfico y al fondo se logra ver la barricada de costales que evitan que el agua siga escapando.

Mientras que los habitantes continúan con su rutina diaria, personal de Protección Civil y de Servicios Urbanos delegacionales, así como del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, caminan temerosos alrededor del hoyo e intentan descubrir la causa del socavón.

 Juan Pérez, presidente del embarcadero Zacapa, platicó a Crónica que ni él ni sus compañeros se preocupan porque, al final, su trabajo no está detenido y pueden continuar con sus labores diarias; no obstante, temen que el miedo a otro incidente haga que los turistas no acudan al lugar.

Cándido, otro remero, dijo que son ellos y sus familias quienes siempre mantienen acomodado y limpio el embarcadero.

“Intentamos tener todo en orden y limpio para que podamos trabajar tranquilamente, lo que nos preocupa es que deje de venir la gente y quedarnos sin trabajo, todo por los chismes de que aquí la cosa está fea cuando no es cierto. Sólo fue una pequeña parte en la que se dio el problema”, explica el hombre al tiempo que ofrece sus servicios a una pareja.

La mayoría de los locatarios entienden que lo que sucedió hace unos días en el embarcadero 27 fue por la naturaleza y están conscientes de que se ha hecho un uso excesivo de las riquezas naturales que tiene la delegación.

“Yo no creo que se vayan a desaparecer los embarcaderos, pero es verdad que se ha explotado de más lo que la naturaleza nos dio”, platicó Cándido.

Por otra parte, Juan Pérez, comentó que la gente piensa regularmente que por ser agua oscura y verde, el lugar es insalubre y maloliente.

Juan se acercó al canal y metió sin miedo ni preocupación la mano para mostrar que el agua es clara y sin suciedad.

Explicó que es agua limpia, pero es el fango y las plantas que se encuentran en lo profundo del canal lo que provoca que tenga ese aspecto.

En tanto que Cándido explicó que si el agua fuera dañina o sucia, no habría peces ni plantas.

Incluso son los mismos trajineros los que alimentan a los peces que viven ahí y gustan de verlos nadar por algunos cuantos minutos.

“Sólo esperaremos a que puedan saber qué es lo que está pasando, pero no nos preocupa, entre nosotros ayudamos y vemos la forma de seguir con lo nuestro”, puntualizó.

En el el área aislada investigadores intentaban encontrar el por qué de la grieta y los trajineros se sientan en las escalinatas para ver y esperar a que alguien llegue a pedir sus servicios.

Imprimir