C.C.P. Jorge Carlos Ramírez Marín, diputado federal - Arturo Maximiliano García | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
C.C.P. Jorge Carlos Ramírez Marín, diputado federal | La Crónica de Hoy

C.C.P. Jorge Carlos Ramírez Marín, diputado federal

Arturo Maximiliano García

Por segunda vez en menos de tres años el PRI ha subido a la agenda legislativa la eliminación de la mitad de los diputados federales plurinominales y la desaparición total de esa figura en el Senado, lo que representaría tener 100 diputados y 32 senadores menos.

Esta iniciativa de su autoría don Carlos no es la ocurrencia de cualquier diputado del “Bronx”, como suele denominarse a la tropa que sólo levanta la mano previa línea del líder. En este caso se trata del vicecoordinador de los priistas en San Lázaro, el operador político más activo que tiene su líder César Camacho Quiroz, a quienes también acompaña otro influyente legislador, Enrique Jackson.

Fue precisamente Camacho Quiroz quien, como presidente nacional del PRI, propuso en 2013 la eliminación de los diputados y senadores plurinominales vía consulta popular, la cual no prosperó, planteamiento al cual se opusieron en su momento destacados legisladores del PRD y el PAN.

La difícil situación por la que atraviesa la relación políticos-sociedad ha forzado a su partido a buscar desesperadamente banderas que los acerquen a los electores. Solo hay una figura más odiada y desprestigiada que la de los diputados y senadores, y esa es la de los legisladores plurinominales, de ahí la rentabilidad que espera el PRI, para esta propuesta que aparece como prioritaria en el siguiente periodo legislativo. 

La desaparición de 132 legisladores implicaría, además de la casi extinción de esta repudiada especie, ahorro de recursos públicos, no sólo en la dieta, sino en las prestaciones de que son beneficiarios. Más aún, si la reducción de legisladores pudiera venir acompañada de una disminución en el número de comisiones legislativas ordinarias, bajarían también los gastos que implica el staff y otros apoyos que se otorgan a quienes ocupan la Presidencia de cada una de las comisiones.

La reducción de legisladores plurinominales, comisiones y asesores, fortalecería el papel de la Secretaría General de la Cámara de Diputados, las respectivas en el Senado y de los centros de estudios legislativos que hoy son subutilizados y generan más gasto que documentos e investigaciones de utilidad. 

Dejando al margen el tema de recortar el presupuesto del legislativo, la eliminación de los senadores plurinominales regresaría al Congreso la congruencia del pacto federal, en cuyo marco los estados tienen una representación equitativa, lo cual hoy no sucede, sobre representado por ejemplo por estados como Michoacán o el Distrito Federal.

Sin embargo y a pesar de sus bondades, que las tiene, la pregunta sería, donde acomodarían los partidos a sus vacas sagradas y a los legisladores que verdaderamente arrastran el lápiz.

No sé si será coincidencia, pero de los plurinominales surgen habitualmente los líderes de los grupos parlamentarios, los presidentes de las comisiones más influyentes y de las mesas directivas. ¿Estarán dispuestos los partidos, incluido el suyo, a no tener espacios para los Secretarios de Estado que buscan una trinchera pasando el sexenio, o a dejar desamparados a sus líderes sindicales, impresentables en una elección directa? ¿Se intenta realmente que la propuesta prospere o sólo será una finta para poder decir en futuras campañas que presentaron la iniciativa pero que la oposición no quiso? Esto quedará de manifiesto en la Cámara de Diputados, donde el PRI y sus aliados tienen mayoría, veremos hasta dónde la empujan, don Carlos.

 

maximilianogarciap@gmail.com

@maximilianogp

Imprimir

Comentarios