En Los Pinos, reunión tersa, respetuosa y de unidad | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

En Los Pinos, reunión tersa, respetuosa y de unidad

“¡ A partir de este momento yo soy el invitado de la reunión, ustedes moderen!

Así se expresó el presidente Enrique Peña Nieto al dar la palabra a los coordinadores de los diversos grupos parlamentarios del Senado y la Cámara de Diputados que asistieron al encuentro privado en Los Pinos.

El mandatario se arrellanó en su asiento mientras los legisladores se pusieron de acuerdo y acordaron que primero hablarían los presidentes de las Juntas de Coordinación Política y de inmediato los coordinadores parlamentarios.

En el salón Presidente, atentos, siguieron las exposiciones los titulares de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray  de Economía, Ildefonso Guajardo; de Gobernación, Miguel Angel Osorio y algunos subsecretarios.

Cada quien insistió en su visión de cómo veía las cosas, pero siempre ratificando el respaldo, el apoyo al Presidente de la República. Sin mezclar posiciones políticas.

De hecho, nadie hizo ningún planteamiento de carácter político electoral o partidista. Nadie, ni del lado del gobierno ni del lado de los legisladores.

Al iniciar el encuentro, el presidente Peña Nieto dio las gracias, se mostró satisfecho de que los legisladores hayan aceptado la invitación y les pidió a los secretarios Videgaray y Guajardo que hicieran una exposición de su reciente viaje a Washington.

Videgaray inició con una explicación de lo que ocurrió con los funcionarios estadunidenses, hizo saber su percepción de las cosas de lo que fue considerado un primer acercamiento sin propuestas concretas por parte de Estados Unidos. “Las conversaciones apuntan a llegar a negociaciones”, admitió Videgaray. Luego, de forma más breve Guajardo hizo lo propio.
Después de eso, el presidente le volvió a pedir a Videgaray que hiciera del conocimiento de los miembros de la reunión una propuesta, la hizo y el senador Miguel Barbosa tuvo alguna intervención para alguna cosa.

De hecho, Barbosa fue el único que salió no del todo satsifecho de Los Pinos. Entró con la expectativa de construir una estrategia para hacer frente a los desplantes de Trump y advirtió que, si el encuentro era para adherirse a una postura política, no lo harían. Al abandonar la residencia oficial dijo no irse satisfecho.

Al concluir la reunión, los asistentes hablaron de un encuentro “terso, en el cual el mandatario fue igualmente respetuoso”.

Desde las 12.30 horas, se instrumentó un dispositivo coordinado por integrantes de guardias presidenciales sobre la calzada Molino del Rey de la residencia oficial de Los Pinos. Frente a la fachada principal de la casa presidencial, que en su parte alta luce un renovado enorme escudo nacional, fueron dispuestos conos anaranjados de señalización de tránsito que delineaban la ruta por la cual durante la siguiente media hora transitaron los vehículos que transportaban a los legisladores. El dispositivo duró dos horas y media, justo las que le tomaron a los senadores y diputados reunirse en privado con el Jefe del Ejecutivo Federal.

Al tiempo que ocurría la reunión del Presidente con los legisladores, en las oficinas del grupo Inbursa, el ingeniero Carlos Slim ofrecía una conferencia de prensa en la cual ponderó que “Trump no es Terminator es negociator”.

Habían pasado unas horas desde el último tuit mañanero del beligerante presidente Trump  que nuevamente enfocó sus baterías contra México al señalar que nuestro país se ha beneficiado más del comercio y esa condición debía de cambiar de inmediato.

Minutos más tarde se conoció una llamada telefónica entre Trump y Peña Nieto quienes acordaron no hablar públicamente del muro fronterizo.

La llamada telefónica tuvo lugar un día después de que la relación entre ambas naciones se tensara a raíz de la cancelación de la reunión del Presidente mexicano con Trump, programada para el próximo martes.

Al salir de la residencia oficial, los legisladores se mostraron satisfechos por el clima de unidad que prevaleció y a las propuestas dejadas en la mesa presidencial: destinar recursos por alrededor de mil millones de pesos productos de ahorro en las cámaras legislativas al acompañamiento, asesoría y representación legal para los migrantes. De hecho, el Presidente dejó abierta la posibilidad de que este monto se pueda incrementar.

En el mismo tenor, se pidió fortalecer la red consular de México en Estados Unidos, para defender a nuestros connacionales ante posibles deportaciones y al que le dieron mayor peso fue el de trabajar de manera conjunta Ejecutivo-Legislativo en la elaboración de una estrategia para hacer frente al beligerante presidente estadunidense vía el refrendar lazos con congresistas republicanos y demócratas. Asimismo, y con el propósito de fortalecer la presencia de México en el mundo, los senadores acudirán a diversos foros y establecer vínculos con organismos multilaterales. Se acordó también la presencia del canciller Videgaray en el pleno del Senado después del 5 de febrero, fecha en la que se conmemora el centenario de la Constitución, para hablar del estado que guarda la relación entre los dos países y analizar la agenda diplomática que habrán de acompañar los senadores.

“Habrá una comunicación constante del Ejecutivo federal con el Senado, para definir las acciones a seguir. Nosotros haremos lo que nos corresponde”, se comprometió el legislativo de acuerdo con el senador panista Fernando Herrera Ávila, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República.

Imprimir