Falleció Emmanuelle Riva, musa de Michael Haneke y Alain Resnais | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Falleció Emmanuelle Riva, musa de Michael Haneke y Alain Resnais

La actriz fue multipremiada por su papel en Amour.

La actriz francesa Emmanuelle Riva falleció, víctima de cáncer a los 89 años. La noticia la dieron a conocer medios como Le Monde. Anunciaron que el deceso ocurrió el viernes pasado en París, tras perder la batalla contra la enfermedad que padecía desde hace más de cuatro años, pero en ningún momento le impidió seguir en la actuación.

Fue musa de cineastas aclamados como Alain Resnais y Michael Haneke. Ambos le dieron sus mejores papeles de su carrera, el primero al inicio de su carrera con la aclamada Hiroshima mon amour (1959); el segundo al final con Amour (2013), que le valió una infinidad de premios como la Mejor Actriz del año, incluidos el BAFTA, el César y los Premios de Cine Europeo.

Nada presagiaba que Emmanuelle Riva se convertiría en una de las grandes del cine francés. Nacida el 24 de febrero de 1927 en Cheniménil, localidad de la región de Lorena, Paulette Riva (su nombre real) provenía de una familia modesta de clase obrera. Pronto tuvo que ponerse a trabajar como modista para apoyar económicamente a los suyos, pero enseguida se dio cuenta de que su oficio a ella no le llenaba.

Aficionada desde pequeña a leer textos teatrales, acabó uniéndose a un pequeño grupo de aficionados que preparaba pequeños montajes de diversas obras. Con el tiempo quiso entrar  en el Conservatorio Nacional Superior de Arte Dramático, también de la capital francesa, pero no es admitida porque supera la edad máxima. A pesar de la decepción, consigue ser reclutada para un importante montaje de El héroe y el soldado, la clásica obra de George Bernard Shaw.

Su efigie en el cartel promocional de El espantapájaros, una obra de Dominique Rolin, impresiona al realizador Alain Resnais, que a pesar de su prácticamente inexistente experiencia en cine decide darle el papel protagonista de Hiroshima, mon amour, que en un principio iba a ser un documental sobre el lanzamiento de la bomba atómica. La cinta ganó la Palma de Oro en Cannes, y tuvo una gran influencia en la Nouvelle Vague por su innovadora utilización del flash-back.

Desde entonces, pasó más de seis décadas trabajando intensamente, y aunque la mayor parte de su filmografía apenas hizo ruido. Dentro de los filmes más destacados en los que participó se encuentran Kapo (1961), de Gillo Pontecorvo; Léon Morin, prêtre (1961), de Jean-Pierre Melville; Relato íntimo (1962), de Georges Franju, con la que ganó el premio a Mejor Actriz en Venecia; La Modification (1970), de Michel Worms; Ariane (1974), de Pierre-Jean de San Bartolomé y Trois couleurs: Bleu (1993), de Krzysztof Kieślowski, por mencionar solo algunos.

La actriz se había manifestado muy discreta sobre su enfermedad, y había querido seguir trabajando. El año pasado rodó una película en Islandia, luego representó un espectáculo en Roma y seguía barajando numerosas propuestas que le llegaban, según Le Monde.

Imprimir