Amor al arte en La Portales | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Amor al arte en La Portales

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Ulises Calderón es un personaje peculiar de la Colonia Portales; nacido en 1972, a los 13 años sintió el impulso de ser escritor, se formó como ceramista en el Instituto Nacional de las Bellas Artes y terminó por volcarse a la pintura, un arte que también lo llamó desde adolescente. Se considera, en buena medida, autodidacta.

De La Portales guarda las vivencias de los viernes en los que acompañaba a su abuela al mercado, el epicentro de la vida en esa parte de la capital, para hacer las compras de la semana y pasar por un flan en un puesto que aún existe. Esa colonia le ha regalado imágenes peculiares, como aquella que recuerda de la muerte de Chico Ché: vio desfilar a imitadores del músico en camino a un concurso que se realizaría en la vecina colonia San Simón. Se buscaba al mejor imitador del difunto. A Ulises, pintor y ceramista, le gusta vivir en una colonia como ésta, que es capaz de generar ese tipo de anécdotas visuales.

Como artista, le apasiona lo que hace. Además de crear esculturas con barro y cerámica, apoya a otros artistas amigos; mueve e intercambia obras. Ha colaborado también con artistas reconocidos como Jorge Marín.

Como quería ser escritor, decidió meterse a cursos en los que conoció a personajes que lo introdujeron aún más en las artes plásticas. Empezó a pintar y eso le apasionó. Descubrió el gusto por los trabajos en tercera dimensión e intentó trabajar la escultura en piedra, pero decidió que no tenía la condición física que se necesita para ello. Intentó con otros materiales. Lo conquistó la cerámica y el barro.

No detuvo su aprendizaje ni las ganas de hacer más y más proyectos.

Más allá de las fronteras de La Portales, organiza o participa en actividades culturales, por ejemplo, trabajó junto con un cuentista y una poeta en un taller dirigido a niños para elaborar cuentos e ilustraciones.

Ulises comenta que cada trabajo tiene su historia, cuando empieza a pintar es porque algo le sucede, le gusta pintar la vida, lo que siente y  le rodea.

La Portales es dinámica en muchos sentidos. Siempre está ocurriendo algo en sus calles y es fácil moverse desde allí a talleres y cursos de arte. Calderón puede conseguir materiales para su trabajo.

La Portales se deja querer y también consiente a Ulises. Una vez que caminaba sin dinero, decidió vender un par de sus pinturas de desnudos a los chachareros de la colonia.

No se presentó como el autor de los cuadros, respetó el código local y les dijo que las encontró arrumbadas, que estaban “cachondas” y así encajó su trabajo.

Sus obras, o al menos esas dos, podrían estar ahora mismo en una pared destinada a la chica del mes en un taller mecánico de La Portales, por supuesto.

Imprimir