La Esquina

Por ignorancia o con  toda intención, Donald Trump con sus decisiones pone a su país al filo de una crisis constitucional. Al mismo tiempo de la creciente protesta interna, genera  alarma global, porque  pareciera que el magnate busca provocar una revolución, que para ganar e imponerse tendrá que aplastar a sus opositores. El resto de las potencias y los organismos internacionales deberán estar atentos para evitar que esto suceda.

 

Imprimir

Comentarios