Mundo

Los socialistas franceses se escoran a la izquierda

Hamon, durante su discurso de victoria.

El ex secretario francés Benoit Hamon será el candidato de los socialistas galos a las elecciones presidenciales de abril, luego de que este se impusiera claramente, con su retórica muy izquierdista, al favorito, el ex primer ministro Manuel Valls, miembro del ala más centrista de la formación.

Hamon tendrá ahora el difícil reto de tratar de mantener al partido en el poder, sucediendo a François Hollande, que renunció a presentarse a la reelección debido a su pésimo índice de popularidad.

Los sondeos indican que los socialistas tienen pocas opciones de alcanzar la segunda vuelta, a la que se prevé que lleguen los candidatos de la derecha, François Fillon, por parte de los Republicanos, y Marine Le Pen, de la formación extremista y racista Frente Popular.

De hecho, los socialistas serían cuartos según las encuestas, quedando por detrás del candidato del centro liberal, Emmanuel Macron, también ex secretario del gobierno de Hollande.

Pero Hamon, que ostentó las carteras de Comercio y Educación, tratará de revertir la tendencia con una apuesta izquierdista que le ha llevado a ganarse la etiqueta de “rebelde”. Por ejemplo, pide instalar una renta básica universal para todos los franceses, propuesta que le ha brindado tantos apoyos férreos como duras críticas.

Su programa incluye también imponer impuestos adicionales a las empresas que suplanten a personas por robots, la reducción de la jornada laboral hasta 32 horas semanales y la subida de los impuestos para las mayores rentas del país, con lo que financiaría su programa social.

Imprimir