Mundo

El presidente releva a la procuradora general de EU tras negarse a defender su veto

Sally Yates.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, destituó de forma fulminante a la hasta ahora fiscal general interina, Sally Yates, horas después de que la demócrata se negase a defender en los tribunales el veto a inmigrantes y refugiados impuesto por la Casa Blanca el pasado viernes.

“Yates traicionó al Departamento de Justicia al negarse a hacer cumplir una orden diseñada para proteger a los ciudadanos de Estados Unidos”, apuntó la Casa Blanca en un comunicado, en el que se anunció que el nuevo procurador interino es el republicano Dana Boente, que de inmediato anunció que no bloqueará la orden migratoria.

Yates es una fiscal de la era del ex presidente Barack Obama y estaba en el cargo a la espera de que el Senado estadunidense confirme al nominado de Trump para la Fiscalía General, el senador republicano Jeff Sessions.

En una carta enviada a los abogados del Departamento de Justicia, Yates dijo “no estar convencida” de que la orden ejecutiva de Trump sea “legal”.

“Mientras siga como fiscal general en funciones, el Departamento de Justicia no presentará argumentos en defensa de la orden ejecutiva hasta que esté convencida de que sería apropiado hacerlo. En este momento, no estoy convencida de que la defensa de la orden ejecutiva sea consecuente con estas responsabilidades ni estoy convencida de que la orden ejecutiva sea legal”, escribió.

“Soy responsable de velar porque las posiciones que tomamos en los tribunales sean consistentes con la solemne obligación de esta institución de buscar la justicia y defender lo que es correcto”, afirmó en la misiva.

Por eso, Yates ordenó a los abogados del Departamento de Justicia que no defiendan la orden ejecutiva en las demandas interpuestas, por lo pronto, en su contra en Virginia, Nueva York, Massachusetts, el estado de Washington y California, como mínimo.

Imprimir