Mundo

Ultimátum de Trump a los diplomáticos que lo critiquen

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

La Casa Blanca lanzó ayer un ultimátum a más de 100 diplomáticos estadunidenses que han criticado el veto temporal impuesto por Donald Trump a la entrada a Estados Unidos de ciudadanos de siete naciones de mayoría musulmana, al pedirles que abandonen su cargo si no están dispuestos a aceptar la medida.

“Deberían o bien ajustarse al programa o irse”, advirtió el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, al mensaje que ha circulado entre diplomáticos estadunidenses en todo el mundo a través del llamado “canal de discrepancias” del Departamento de Estado, cuyo nuevo jefe es el empresario petrolero prorruso Rex Tillerson.

Dicho canal se mantiene desde la guerra de Vietnam (1955-1975) para que los empleados puedan expresar su disconformidad a las altas esferas de la diplomacia estadunidense sin temor a represalias.

“No nos protegerá”. En el mensaje, los diplomáticos expresan su oposición al decreto firmado el viernes por Trump que prohíbe durante 90 días la entrada al país a los ciudadanos de Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán.

“Esta prohibición, que solo puede levantarse bajo condiciones que a los países les resultará difícil o imposible cumplir, no alcanzará su objetivo señalado de proteger al pueblo estadunidense de ataques terroristas de ciudadanos extranjeros que ingresen en EU”, advierten.

Los firmantes recuerdan que “la enorme mayoría” de ataques terroristas en EU los han cometido estadunidenses, y que en los casos en que hay extranjeros que han viajado al país para perpetrar atentados, muchos procedían de países no afectados por el decreto, como Pakistán o Arabia Saudí, donde Trump mantiene intereses económicos.

“Además —señalan los diplomáticos—, esa política va en contra de importantes valores estadunidenses como la no discriminación, el juego limpio y la bienvenida a los visitantes extranjeros y los inmigrantes”, añaden.

Sentimiento antiamericano. Los firmantes alertan de que el veto “amargará inmediatamente las relaciones” con los siete países afectados “y buena parte del mundo musulmán, que considera que la prohibición ha estado motivada por la religión”.

“Al alienarlos, perdemos acceso a la inteligencia y los recursos que necesitamos para combatir las causas que están en la raíz del terrorismo, antes que haya un ataque en nuestro país”, denuncian los diplomáticos, preocupados además por un aumento en el “sentimiento antiestadunidense” en el mundo.

“Casi un tercio de las poblaciones combinadas de estos países son niños menores de 15 años, no hay duda de que su percepción de EU estará profundamente afectada por este veto”, indican.

Los diplomáticos proponen reemplazar el veto con medidas alternativas de seguridad y opinan que el decreto remite a “los peores momentos de la historia” de EU, como la prohibición de vivir en el país a los estadounidenses de origen japonés tras la Segunda Guerra Mundial.

“Dentro de unas décadas miraremos atrás y nos daremos cuenta de que cometimos los mismos errores”, sostienen.

Condena de la ONU. El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad Al Husein, afirmó ayer que el veto migratorio es “ilegal”, “malvado” y desperdicia recursos para la lucha contra el terrorismo.

“La discriminación basada en la nacionalidad únicamente está prohibida por el Derecho Humanitario”, señaló Zeid.

 

Imprimir