Rex Tillerson

El nuevo jefe del Departamento de Estado de Estados Unidos no defendió el “canal de discrepancias”, en el que empleados podían expresar su inconformidad a las altas esferas de la diplomacia sin temor a represalias. Al contrario, con su silencio el empresario petrolero prorruso aprobó el ultimátum a más de 100 diplomáticos que criticaron el veto temporal impuesto por Donald Trump a la entrada a EU de ciudadanos de siete naciones de mayoría musulmana, al pedirles que abandonen su cargo si no están dispuestos a aceptar la medida.

 

Imprimir

Comentarios