Nacional

Resalta Profepa reforestación en zona de Dragon Mart

Foto: Twitter

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informo que a dos años de la clausura total del proyecto Dragon Mart Cancún, la vegetación forestal se regeneró de manera natural.

Indicó que luego de hacer un recorrido técnico en el terreno ubicado en el predio El Tucán,  municipio de Benito Juárez, Quintana Roo, se constató el restablecimiento de las condiciones naturales en la zona, la cual consta de especies forestales como: Ciricote, Jabin y Tzalam.

Indicó que el 26 de enero de 2015, la Profepa decretó aplicar la clausura al establecer que el predio El Tucán se encuentra en terrenos forestales.

Añadió que en marzo del 2014, la Profepa llevó a cabo dos visitas de inspección al proyecto en materia de Impacto Ambiental y Forestal, donde detectó diversas irregularidades, entre ellas que no contaba con autorización en materia de impacto ambiental, al tiempo que se observaron obras y actividades, donde existía vegetación forestal, como parte de la selva.

Además, el proyecto no tenía Estudio Técnico Justificativo, ni autorización para el cambio de uso de suelo en terrenos forestales.

Además, se observó la remoción de especies forestales: Ciricote y Jabin.

Ante ello, refirió la Profepa, se determinó que el Proyecto se desarrollaba en selva mediana subperenifolia y manglar.

El 12 de agosto de 2014, relató la Profepa, impuso al proyecto Dragon Mart Cancún una multa en materia de Impacto Ambiental por siete millones 233 mil 675 pesos, al tiempo que ordenó someter a procedimiento de evaluación de impacto ambiental el proyecto y la restauración del sitio, para lo cual debe presentar un programa de restauración ecológica.

El 8 de septiembre de 2014, abundó, aplicó una multa adicional en materia forestal por 2’758 mil 890 pesos, así como una compensación ambiental por un monto de inversión de nueve millones 380 mil 708.17 pesos y una restauración por un monto de inversión de dos millones 508 mil 243.15 pesos.

Al mismo tiempo, se le ordenó tramitar y obtener la autorización de cambio de uso de suelo en una superficie de 203.93 hectáreas y la conservación total de 357.44 hectáreas que no se encuentran afectadas y que pertenecen al predio, entre otras medidas de seguridad.

Con el propósito de garantizar que el proyecto cumpliera con sus obligaciones en materia ambiental federal, la Procuraduría realizó diversas diligencias que permitieron en  tiempo y forma el derecho de audiencia del responsable de la construcción.

La Procuraduría presentó denuncia penal con fecha 3 de octubre de 2014 ante la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Contra el Ambiente (UEIDAPLE) de la PGR, por los delitos contra la biodiversidad, previstos y sancionados en los artículos  418 y 420 bis del Código Penal Federal, debido a la destrucción de vegetación natural, cambio de uso de suelo, daño, desequedad y relleno de humedal.

havh

Imprimir