Mundo

¿Presidente Bannon?

En el nuevo gobierno de Estados Unidos, encabezado por un simpatizante de Rusia y de su presidente Vladímir Putin, no es de extrañar el surgimiento de un “Rasputin” en la corte de Donald Trump. Lo que sorprende es la velocidad con la que ha salido a la luz y su radicalidad.

Se trata de Stephen Bannon, fundador del portal Breitbart, dedicado desde hace años a difundir teorías conspirativas para atacar a los progresistas y liberales de EU. Ayer, The New York Times dedicó su editorial a este siniestro personaje al que considera el “presidente de facto” de Estados Unidos. Este es un extracto del editorial.

“Muchos presidentes han tenido asesores políticos que han despertado sospechas de que, entre bambalinas, son los que realmente establecen una agenda. Pero nunca hemos visto a uno moverse de manera tan descarada para consolidar su poder como Stephen Bannon, ni hemos sido testigos de un asesor que haga tanto daño de manera tan rápida a la popularidad de su supuesto jefe”, quien, a pesar de todo, se pregunta el diario, dio “un paso sin precedentes” al nombrar a Bannon como parte del Consejo de Seguridad Nacional (CSN) junto con los secretarios de Estado y Defensa y otros funcionarios especializados de alto rango.

Más que un “titiritero”. Esta orden ejecutiva “que politiza el proceso para tomar decisiones de seguridad nacional sugiere que Bannon, que creó una plataforma para incitar a la ultraderecha de Estados Unidos con falsos rumores y prejuicios racistas, se quiere posicionar no solo como el titiritero sino como un presidente de facto”.

Parte de este proceso de “politización” del CSN ha sido la decisión de Trump de sacar del comité a dos oficiales de seguridad nacional, el general Joseph Dunford, presidente del Estado Mayor Conjunto, y Dan Coats, director de inteligencia nacional. La orden de Trump dice que ambos acudirán a las reuniones del comité principal sólo “cuando se discutan temas pertinentes a sus responsabilidades y experiencia”.

“¿Acaso hay discusiones de seguridad nacional para las que las agencias de inteligencia y las fuerzas armadas son prescindibles?”, se pregunta el diario y señala que “las personas en esos trabajos usualmente son los que les dicen las verdades difíciles a los presidentes, especialmente cuando no son bienvenidas. Quiénes estén sentados en el CSN cuando se discuten temas de guerra o paz, pueden hacer toda la diferencia a la hora de tomar decisiones”.

“Como demostró su primera semana en el cargo, Trump no tiene conocimientos básicos de la toma de decisiones de seguridad nacional”, por lo que “necesita escuchar a funcionarios experimentados, como el general Dunford”, subraya el NYT, que lamenta que “Bannon se ha posicionado —al igual que el nuero de Trump, Jared Kushner— como el asesor de mayor confianza, ahogando otra voces con puntos de vista alternativos”.

Hay que frenarlo. El diario pide al presidente que “reconsidere dejar que Bannon dirija toda la Casa Blanca, sobre todo después del fiasco de este fin de semana por el veto musulmán”, que “ayudó a impulsar sin consultar a los expertos en el Departamento de Seguridad Nacional —nombrados por el mismo Trump— o siquiera discutirlo con el mismo CSN”.

“Cuando era candidato, a Trump le encantaba recibir aplausos en sus mítines usando el patrioterismo de Bannon. Pero ahora están enemistando a aliados y dañando a la presidencia. Trump necesita a asesores que piensen de manera estratégica y tomen en consideración las consecuencias más allá del efecto doméstico”, recomienda el diario que deja al lector la siguiente cuestión:

“Imagínense que mañana Trump está involucrado en una crisis en el mar de China meridional o con Rusia en Ucrania. ¿Volteará hacia el provocador Bannon, con todo y su tendencia a hacer estallar las cosas, o buscará el consejo de aquellos más experimentados y reflexivos del gobierno, como el secretario de Defensa Jim Mattis o el general Dunford?”.

Imprimir