Disfrutan de la renovación de Dirty Dancing | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Disfrutan de la renovación de Dirty Dancing

En su segunda temporada, Dirty Dancing regresó al escenario del Gran Teatro Molière donde permanecerá hasta el 6 de febrero, fecha de su última función en la Ciudad de México, para después embarcarse a una gira al interior de país. Crónica conversó con Diego de Tovar y Ximena Nava, quienes estelarizan la puesta en escena, además con Juan Navarro, Tito en la historia.

Sin alejarse de la trama original de la película, filmada hace 20 años, el musical Dirty Dancing ofrece al público mexicano una narración más humana que conmueve y además marcó un periodo; somos testigos de esto al ver llegar a Diego al escenario del Gran Teatro Molière para ensayar y afinar los últimos detalles de su personaje Johnny.

“Dirty Dancing marcó una época, una generación, es una historia que conmueve, que a todos nos gustaría vivir en alguna ocasión de nuestras vidas. Es una obra que tiene nostalgia”.

Ya con la vestimenta de ensayo, Diego deja en claro que la incursión de nuevos talentos en esta segunda temporada ha enriquecido la obra. “El trabajo con los nuevos compañeros ha sido muy fluido. En este segundo proceso tuvimos la oportunidad de volver a sentar muchas cosas que quedaron a la vista en la primera temporada, porque fue un montaje muy rápido el que se hizo.

“Lo que hicimos fue apretar los tornillos que podían apretarse y encontrar nuevas piezas, momentos y emociones. Es enriquecer tu vida con estos personajes y volverlos a recrear. Al público que ha venido por una segunda ocasión le gustan mucho los nuevos elementos que hay, cada actor le pone su granito a los personajes, eso hace que cuando vuelvas a venir, te lleves otro sabor de boca, eso es padre, siempre enriqueces la obra”, compartió.

Ximena Nava agregó que tuvieron que ensayar alrededor de un mes para montar la puesta en escena con los nuevos compañeros: “Fue retomarlo de manera diferente, hacerlo más fresco; recordar algunas cosas, porque fueron dos o tres meses que no estuvimos dando función”.

La actriz, quien interpreta a la sensual Baby, comentó que para ella estar en Dirty Dancing ha sido demandante, sin embargo, ha sido un papel que ha disfrutado mucho y le ha dejado mucha pasión por la vida.

“Para mí ha sido muy demandante, porque ando corriendo de un lado a otro, hay mucho baile, escenas difíciles y complicadas, pero muy padre; Baby me  deja mucha pasión, es un personaje muy apasionada por sus ideales y sobre todo por el amor que le tiene a Johnny, ella es muy firme con sus ideas”, aseguró.

Diego expuso que el estar en Dirty Dancing, y sobre todo el papel de Johnny, le ha dejado un gran aprendizaje, además de estar en un teatro importante como lo es el Molière: “Estar con compañeros que vienen de diferentes backgrounds, con conocimientos distintos, aprendes con ellos, la obra te deja todo”.

Juan Navarro, quien interpreta a Tito en el musical, expresó que ha sido una obra bastante generosa, “es muy alegre, mucha gente se identifica mucho. Las personas conocen bien esta historia, es muy sencilla y ligera para el público”.

En cuanto al teatro musical, Diego afirmó que “son los espectáculos que se están volviendo más interdisciplinarios, han dejado de lado un musical clásico, se vuelven más humanos”.

De Tovar añadió que en este caso, Dirty Dancing es “una adaptación cinematográfica mucho más hecha al cine, aquí los protagonistas no cantamos y la historia se cuenta como sucede en la película, son escenas que realmente tendrías en la intimidad del cine. Hay una inclusión del público dentro del espectáculo, anteriormente los musicales clásicos no lo hacían; en este caso los asistentes entran en escena.

“Este musical pertenece a una nueva generación de musicales con diferentes elementos, aquí no hay telones, tenemos piezas tridimensionales, dándole una atmosfera más realista”, explicó.

Juan, quien ya ha pisado bastantes escenarios en 29 años de carrera artística, consideró que el teatro musical en México va a la alza; “tiene mucho futuro, sobre todo con estas nuevas generaciones y tendencias que ya no es solamente basarse en musicales que vienen del extranjero, sino que también se adapta al país, a la cultura, a la idiosincrasia del mexicano.

“El teatro musical mexicano va seguir evolucionando, adaptándose a las circunstancias sociales que está viviendo el público. El teatro mexicano va encaminado a seguir creando más espacios, sobre todo que México siempre ha sido un trampolín para otros lugares, antiguamente la plaza principal era México, después Buenos Aires, Madrid y Sao Paulo; (ahora) la obra primero está aquí y luego se va al resto de las plazas”, concluyó.

Imprimir