Columnistas reflexionan sobre la Constitución de 1917 | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Columnistas reflexionan sobre la Constitución de 1917

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Los “cortes de caja” siempre resultan temerarios. Entre el recuento y la reflexión, surge el debate. El tema, el inevitable en estos días: la Constitución de 1917; sus alcances, sus límites, sus cuentas pendientes. El lugar, la sede de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, anfitriona junto con la revista ACACIA de los columnistas de La Crónica de Hoy. Un siglo después, hablar de la carta magna y de sus alcances y sus cambios no es una discusión de la Torre de Marfil: hay un referente en esta sociedad que somos en 2017 y que reclama cambios y soluciones a problemas urgentes o a pendientes que no  dejan de resultar dolorosos.

“En toda Constitución alienta un sueño utópico”, recordó Bertha Hernández, periodista e historiadora. Pero el camino a la utopía cumplida se traduce en intentos, en aspiraciones, en esos artículos que durante décadas generaciones de mexicanos aprendieron como “las promesas cumplidas de la Revolución”. ¿Pendientes, insuficiencias? Desde luego, pero los constituyentes estaban convencidos que el paso del tiempo propiciaría las modificaciones necesarias.

¿Quiénes son los actores del Constituyente?, se pregunta el politólogo José Fernández Santillán. La sociedad mexicana estuvo presente en esos 220 diputados, aunque estuvieran excluidos los movimientos revolucionarios que se enfrentaron al constitucionalismo de Carranza. Y, esa Constitución, ¿fue, es democrática? Responde el especialista: aunque la revolución inició con una demanda democrática impulsada por Francisco I. Madero, no es la idea de democracia la que pasa por la cabeza de los constituyentes; tienen en mente demandas más urgentes, como el reparto agrario. Si para Carranza la democracia se había muerto con Madero, lo cierto es que se demoró más de 80 años en resurgir.

Raúl Trejo Delarbre lleva a la discusión esa historia tan cercana a los periodistas como es la de los artículos sexto y séptimo constitucionales, esos que garantizan la libertad de expresión y de prensa, y que prácticamente habían pasado íntegros de la Constitución liberal de 1857 a la de 1917. Sólo hasta 1977, la introducción del derecho a la información modificó la redacción original del artículo sexto. La transformación de la sociedad, el advenimiento de las nuevas tecnologías y plataformas que sirven de soporte a la información del presente incidieron en la Constitución con la llegada del siglo XXI, y la transición democrática hizo su aportación al garantizar el derecho a la información en referencia a los datos en poder de las entidades de gobierno y administración pública: la transparencia llegó para quedarse y ahora los derechos de las audiencias también cuentan y están garantizados por la carta magna en su versión actual.

Conciencia ácida, Rafael Cardona reflexiona: “Celebramos a una Constitución Centenaria, como una ancianita en silla de ruedas, parchada y remendada según la demagogia de cada presidente que ha gobernado en el último siglo. Que no se cumple ni se respeta y que encima está sujeta a las presiones de los tratados intenacionales ”. Remata el periodista: esta Constitución no sirve para contener la violencia que  lastima al país. Aún discutirá con Raúl Trejo las bondades y los problemas de los derechos de las audiencias, elevados a articulado constitucional.

¿Se cumplen las disposiciones de la Constitución? ¿No es la igualdad entre todos los mexicanos un tema aún pendiente?, se preguntan algunos de los asistentes. Lo es. La Constitución como parte aún medular de nuestra estructura jurídica tiene el reto de responder a las demandas y necesidades que marcan nuestro presente.

Imprimir