¡Qué asco! - Marielena Hoyo Bastien | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
¡Qué asco! | La Crónica de Hoy

¡Qué asco!

Marielena Hoyo Bastien

El mejor guerrero no es el que triunfa siempre,

sino el que vuelve sin miedo a la batalla.

 

Dolores Ibárruri Gómez

LA PASIONARIA

 

Pregunta que insistentemente se me ha venido haciendo pública y privadamente desde el viernes pasado, inmediato a la muy pensada y programada salida del indecente comunicado BP/080-17 de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, es, obvio, sobre mi parecer ante la resolución que la Dependencia emitió respecto a la prematura y agónica muerte del gorila BANTÚ, que además hizo efectiva tras casi 7 meses de dizque investigación, no omitiendo citar que la intervención de la Procuraduría no se dio ni en tiempo ni en forma, sino prácticamente hasta que las crudelísimas imágenes del destazamiento del animal se hicieron públicas, levantando enorme indignación social. Siendo así

Corroboro que considero jurídicamente im-pro-ce-den-te la conjetura, enfocada para peor al exoneramiento de una “responsabilidad administrativa de los inspeccionados”, lo que me da pie a opinar que se trató de la culminación de un procedimiento a todas luces perverso -desde su inicio y por donde se le mire, incluidos todos y cada uno de los involucrados- partiendo del total desaseo que significa el que la misma PROFEPA haya proferido juicio, re-co-no-cien-do, al mismo tiempo, no haber contado con pruebas concluyentes, lo que en tal caso la obligaba a no pronunciarse ni en un sentido ni en el otro, y menos todavía tan ofensivamente, en grado de garrafal ignorancia e ineptitud, afirmando no haber podido determinar que el manejo de traslado del animal hubiera provocado una “situación de tensión y por consiguiente la muerte del ejemplar”, pues hasta un perro faldero padece angustia… estrés… cuando es sometido a movimiento que desconoce, mucho más un primate antropoide como BANTÚ, sobre el que su propio historial médico es testimonio del abandono en que lo tenían respecto a su obligada atención médico veterinaria preventiva. ¿Entonces?… lo que hubiera correspondido, incluso dentro del sucio juego político, hubiera sido la ABSTENCIÓN de cualquier pronunciamiento. Punto. De ahí que inclusive me haya descontrolado el que un abogado con grado académico de Doctor, y que asimismo fue Procurador General de Justicia del DF antes de desempeñarse como Jefe de Gobierno de la ahora CDMX, como lo es Miguel Ángel Mancera (a quien estimo, lo sabe, y le aprecio el acompañamiento y respaldo que me ha brindado en el TEMA ANIMALES), haya “celebrado” tal conclusión, cuando es claro que se dio sin evidencias contundentes y bajo un claro contexto de arreglo tras su público reclamo al presidente por el marcaje que le traía la PROFEPA, pero además, expresándose sin terminar por entender que no está a discusión la causa de muerte del joven gorila, sino los errores y omisiones que la provocaron, ampliamente diseccionados y sostenidos por anestesista cer-ti-fi-ca-da, tanto en presencia del Procurador como de sus principales colaboradores, incluida el área jurídica y la de Comunicación Social y Atención Ciudadana, desde donde mañosamente se aprovechó el fenómeno Trump y la fecha y hora en que se giró el boletín referido, seguramente buscando disminuir el impacto BANTÚ al que apenas le dedicaron unos cuantos renglones, para mejor destacar la mega multa de 255 mil 640 pesos impuesta al Zoológico de Chapultepec (sobre la que DM abundaré la semana entrante), debido a delicadas y graves anomalías administrativas y sanitarias que necesariamente debieron influir en la mala condición física del extrañado gorila. Entre ellas destacan el haber detectado harto excremento de roedor, ¡OJO!, en el almacén de alimentos, y la falta de planes para atender contingencias y emergencias, debidamente aprobados.

Total, que una vez más quedo amarrada de manos ante un acto de corrupción, impunidad y vil negligencia… aun sin llevar dolo… pero en el que como se ha hecho costumbre salen perdiendo los animales. Imagino lo sucedido… esto es… al presidente Peña (tras el lamento de Miguel Ángel Mancera) instruyendo a su Secretario de Medio Ambiente, Rafael Pacchiano, para que le bajara dos rayitas a la trama, bajo la premisa de que ya tiene suficiente pedo (me disculpo por la expresión) como para encima armarse conflicto por un pinche gorila, y aquél, a su vez, ordenándole a Guillermo Haro Bélchez resolver tal cual lo hizo. Como si los hubiera escuchado…

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

Imprimir

Comentarios