Ryan-Jones… Por un lugar en la historia | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Ryan-Jones… Por un lugar en la historia

El pasado 2 de octubre, los Halcones de Atlanta desmantelaron a las Panteras de Carolina, aún campeones de la Conferencia Nacional, al imponerse 48-33 en el Domo de Georgia, dando un espectáculo nunca antes visto en la historia de la NFL. Esa noche, Matt Ryan y Julio Jones se convirtieron en el primer dueto de quarterback y receptor abierto en registrar 500 yardas por pase y 300 yardas en recepciones.

Ryan exhibió esa noche un poderío fuera de serie, completando series ofensivas de anotación, de 71, 75, 92, 98 y 99 yardas con su nueva colección de objetivos, y superando en el duelo al campeón de la Conferencia y Jugador Más Valioso de la temporada pasada, Cam Newton.

Hasta ese momento, Ryan había superado a las defensas de Tampa Bay, Oakland y Nueva Orleans y al sumar a Carolina alcanzó números increíbles de 1472 yardas, completando 101 de 140 intentos. Al final del año, Ryan alcanzó 4944 yardas por pase, completando 373 de 534 envíos, una efectividad del 69.9% con 38 pases de anotación, mientras Jones fue encontrado por su quarterback en 83 de 129 intentos para 1409 yardas con un promedio de 17 yardas por intento y un promedio de 100.6 yardas por cada uno de los 14 juegos en los que participó. La pregunta es si ¿esto es suficiente para levantar la mano y pedir un lugar en la historia?

RYAN… El quarterback de los Halcones es uno de los pasadores más subestimados de la NFL, a pesar de que hoy comanda sin discusión la punta en la lista de favoritos para ganar el trofeo a Jugador Más Valioso de la temporada de la NFL. Ha llevado a los Halcones a la postemporada 5 veces desde que llegó al equipo hace 9 temporadas en el 2008, pero la última vez que lo hizo fue en el 2012.

En total, Ryan ha jugado apenas siete encuentros de postemporada, y antes de las dos victorias de este año ante Seattle y Green Bay, sólo había conseguido un triunfo en las anteriores cinco salidas, justo ante los Halcones en la temporada del 2012 para caer luego en el juego de Campeonato de la Conferencia Nacional ante los 49´s de San Francisco.

Sus números parecieran no ser tan impresionantes si los comparamos contra un monstruo como Tom Brady, quien a lo largo de su carrera ha tenido sociedades épicas, una de ellas, aquella con su receptor Deion Branch, quien incluso fue designado el Jugador Más Valioso del Superbowl en la victoria del 2005 ante las Águilas de Filadelfia, aún cuando parece ser que su relación con Randy Moss puede llegar a ser considerada una de las mejores de todos los tiempos.

LOS MEJORES… La temporada (casi) perfecta de los Patriotas en el 2007 tuvo un objetivo predilecto por parte de Brady quien alcanzó los 50 pases de anotación esa campaña: Randy Moss con quien conectó 23 de esos envíos. Por si fuera poco, Moss recibió 36 pases de anotación de parte de su quarterback en sólo dos temporadas, lo que sin duda cambió la forma en que la NFL se ha transformado en estos días con equipos que prefieren el espectáculo aéreo.

Pero a pesar de que Brady está camino a ser considerado el mejor quarterback de la historia, la mayoría de los especialistas volteamos a ver a un dueto que fue más dominante que ninguno otro en la historia, incluso por arriba de parejas como Steve Young y Jerry Rice, Joe Montana y Jerry Rice o Jim Kelly y Andre Reid, y se trata de la pareja que integraron a lo largo de 10 temporadas Peyton Manning y Marvin Johnson.

Manning estableció una comunicación casi mental con Harrison, con el que conectó 112 pases de anotación, más de 12 mil yardas y 953 pases completos, más que ninguna otra pareja en la historia de la NFL. De hecho, el reconocimiento final para estos dos extraordinarios jugadores llegó cuando se combinaron para ganar el Superbowl en 2006 ante los Osos de Chicago, llevándose Manning la designación de Jugador Más Valioso.

Probablemente los números como pareja de Ryan y Jones aún se vean lejos cuando hablamos de estos gigantes de la NFL, pero quizá el próximo domingo, con menos blasones previos como dueto en el equipo de Atlanta, puedan empezar a escribir su historia si son capaces de acercarse a esa noche del 2 de octubre, cuando hicieron que el mundo completo volteara a verlos mientras imponían récords y récords en aquel duelo ante Carolina.

Imprimir