Diana Sánchez Barrios

La dirigente de los comerciantes ambulantes entró a una etapa de desgaste con el jefe de la delegación Cuahutémoc, Ricardo Monreal, por los espacios que ocupan sus agremiados en la llamada Zona Rosa. Las acusaciones entre las partes son de diferentes tonos, donde el concepto más  amable es la corrupción. La realidad del  trasfondo político es que la lideresa es militante del Partido de la Revolución Democrática y la autoridad, de Morena.

 

Imprimir

Comentarios