Hvað í fjandanum… (o simplemente, ¡Qué demonios!) - Edgar Valero Berrospe | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
Hvað í fjandanum… (o simplemente, ¡Qué demonios!) | La Crónica de Hoy

Hvað í fjandanum… (o simplemente, ¡Qué demonios!)

Edgar Valero Berrospe

Después de la pausa de fin de año, que inició con la realización del partido eliminatorio ante Panamá en el Estadio Rommel Fernández el 15 de noviembre, ya se le acabaron las vacaciones a Juan “Cambios” Osorio, quien tiene ya que ponerse a trabajar en este 2017, pues en menos de una semana viene el primer partido “molero” del presente ciclo.

El rival en turno, un equipo semi-profesional de Islandia, integrado por juveniles y que si se hubiera anunciado algo así como que, se trata del Vikingur Reikjavik de la Úrvalsdeild Karla (para quienes no hablan islandés, quiere decir Liga Premier), probablemente hubiera habido menos descontento, entre la prensa y la afición.

Aunque esto que le digo es algo que les importa un “agúrka” (insisto, para los que no hablan islandés, quiere decir, pepino) a los señores de la Federación Mexicana de Futbol. Es hora de que caiga la primera lana en la alcancía en este año y eso es lo único que cuenta.

La verdad es que este supuesto partido de preparación que lo único que está escondiendo es otro duelo con fines de lucro, se ha informado que servirá para que el técnico nacional, previa recolección de los respectivos “dolarucos”, ponga en la cancha a un nutrido grupo de jóvenes vestidos con el uniforme del Tri, algunos nuevos, otro no tanto, unos desconocidos en el nivel internacional y un súper veteranazo como el capitán Rafael Márquez, con la finalidad de “observarlos”.

Pero es el año de la Copa Confederaciones. Y de la Eliminatoria. Ah, y de la Copa Oro y bajo ese tenor, pues hasta los rivales como la “Islandia” que vamos a enfrentar en ¡Las Vegas!, toman una dimensión diferente.

Bien vale la pena señalar que muchos de los que serán “observados”, en su mayoría, ya han tenido actividad con la Selección Nacional, tal es el caso de Hugo Ayala, Torres Nilo, Néstor Araujo, Alanís, Pulido, Lozano y otros que se pretende sean la base de la Selección para la Copa Oro y que haciendo bien las cuentas, sólo son tres los jugadores que podrían debutar con el equipo mexicano, el portero de Rayados Hugo González, el defensa del Atlas Luis Reyes y el mediocampista de las Águilas, Edson Álvarez. Además, están los regresos, que no cuentan como “nuevos llamados” de Luis Montes, Raúl López, Jürgen Damm, Erik Gutiérrez, Jesús Molina y Elías Hernández

Para este compromiso se convocó al único que se pudo llamar de fuera por no ser fecha FIFA, Giovani Dos Santos y al veterano capitán Rafael Márquez, quienes son los únicos dos que seguramente estarán en la lista de elementos que disputarán la Copa Confederaciones. De los demás, prácticamente ninguno tiene chance de hacerle sombrita a los “europeos” que ya casi tienen reservados todos los boletos para irse a tomar la foto al Kremlin en junio.

El rival de enfrente, esta “selección de Islandia” es un auténtico óppekt (desconocido), pues no trae a ninguno de los elementos que integraron al equipo que llegó a los cuartos de final de la Eurocopa el año pasado, así que cualquier resultado será cuestionado. Una victoria ante un equipo sin ninguna referencia. Un empate ante un equipo sin ninguna referencia. O, una derrota ante un equipo sin ninguna referencia. O sea (redundando), un interescuadras, un partido contra Sexto B o contra la Selección de Tanpendécuaro creo que habría sido algo más complicado y útil para Osorio.

 

La duda que me sigue quedando en la cabeza, no es futbolística, hasta eso. No. Lo que me pregunto es ahora que vengan estos muchachos de Islandia, ¿quién se va a hacer cargo de los departamentos de avistamiento de ballenas, vigilancia geológica, poda de ovejas y protección y urgencias médicas?... Digo, porque el año pasado con muchos trabajos completaron el equipo que fue a la Euro, y eran los titulares, y este, es ¡el equipo alterno!...

Ahora bien, el otro asunto es el pánico escénico, y no me refiero al de los paisanos que se anticipa van a llenar el pequeño estadio de la Universidad Sam Boyd de Las Vegas con capacidad para 20 mil aficionados, sino el “terror” que puede invadir a estos jovencitos quienes en su vida han jugado en un estadio de capacidad mayor a los 6,738 aficionados que acepta el Kaplakrikavöllur, donde juega el bicampeón de Islandia, el FH Hafnarfjörður. (No se ocupe de tratar de pronunciar correctamente los nombres, realmente eso queda entre usted y yo).

Dicho todo lo anterior considero que “la línea” en Las Vegas debería empezar con el Tri en -5, es decir, los primeros cinco que le hagan a los chavos islandeses, no cuentan…

evalerob@aol.com

www.twitter.com/evalerob

edgarvalero.wordpress.com

youtube/evalerob

Imprimir

Comentarios