Enseña tzeltal a 60 reos de Santa Martha | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Enseña tzeltal a 60 reos de Santa Martha

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Desde hace nueve años, Lorenzo Jiménez está preso en Santa Martha Acatitla. El reo nació en Chiapas y habla tzeltal. En el 2016 comenzó a impartir un curso para que otros presos aprendieran las particularidades de esta lengua indígena y pudieran hablarlo fluidamente. En total tiene 60 alumnos.

Según un informe de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario, en los reclusorios de la Ciudad de México hay 488 internos indígenas que hablan 23 lenguas.

Sin embargo, la Subsecretaría no cuenta con ningún intérprete, por lo que debe apoyarse en la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades para traducir a los presos que no hablan español.

Los traductores de la secretaría les ayudan a los indígenas acusados de algún delito en los procedimientos jurídicos y administrativos, para que comprendan y puedan defenderse de las acusaciones.

De los 488 internos, 120 hablan náhuatl, 84 mazateco, 47 otomí, 45 mixteco y 29 totonaca. El resto habla zapoteco, tzeltal, chinanteco, tzozil, mazahua, mixe, maya, tlapaneco, huichol, chontal, triqui, tojolabal, tuxteco, amuzco, purépecha, chontal, chochotleco, chatino y mottozincleco.

Dicho informe precisa que 17 de los indígenas presos no refiere todavía qué lengua hablan.

Lorenzo Jiménez pertenece al grupo de los tzeltales. Él, junto con otros tres internos de la misma comunidad chiapaneca, imparte la clase de tzeltal básico a reos que se mostraron interesados en aprender la lengua indígena.

Cada uno de los cursos dura cuatro meses. Al primero se inscribieron 30 reos y, de hecho, ya están por ingresar al segundo nivel.

El estudio de la lengua va desde lo verbal hasta lo escrito, de tal forma que cuando los reos adquieran su libertad podrán practicarlo tras las rejas.

Lorenzo llegó a Santa Martha acusado de un delito sexual, aunque asegura ser inocente, deberá pasar 14 años en prisión tras la decisión de un juez.

El reo forma parte de un programa de talleres extraescolares en el que participan otros 20 presos más, quienes enseñan alguna lengua u oficio, a modo de reincorporar a los internos a la sociedad.

El Centro Varonil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla cuenta con 2 mil 500 internos al año y se otorgan cerca de 9 mil constancias en cursos y talleres técnicos, mil 500 participantes en actividades deportivas, mil 200 educativas y 200 en terapia contra las adicciones.

Datos del Sistema Penitenciario señalan que son seis delitos por los que están presos: robo calificado, homicidio, secuestro, delitos sexuales, armas de fuego y explosivos y delitos contra la salud. Apenas en julio, 18 indígenas obtuvieron su libertad debido a que la Secretaría de Desarrollo Rural y la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas pagaron sus fianzas.

La Subsecretaría del Sistema Penitenciario informó que las fianzas pagadas fueron desde los 5 mil a los 15 mil pesos.

Para obtener este beneficio fue necesario tener algunos requisitos, como ser primodelincuente, haber sido juzgado por delito no grave o de bajo impacto social, contar con un aval moral y tener un domicilio en la ciudad.

Hace unos días, la comunidad penitenciaria recibió  ejemplares de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblo Indígenas traducidos en 18 diferentes lenguas.

Imprimir