Espectáculos

Llevan a “los no muertos” a la comedia, sin caricaturizarlos

El cine y la televisión experimentaron desde el siglo pasado una atracción por tramas donde los zombis son protagonistas. La noche de los muertos vivientes (1968), [•REC] (2008), The Walking Dead (2010) o Fear the Walking Dead (2015, cercana a México por situar su reciente temporada en la frontera), son ejemplo de éxito en taquilla y rating.

El género ha experimentado, no obstante, una leve baja de interés del público. En un intento de renovación, Netflix —aliado a la producción ejecutiva de Drew Barrymore, Timothy Olyphant, Tracy Katsky, Aaron Kaplan, Chris Miller y Ember Truesdell—, abrazó la serie original de Victor Fresco (Mad About You), Santa Clarita Diet.

La dinámica de una pareja de agentes inmobiliarios se verá modificada cuando Sheila Hammond (Drew Barrymore) despierta un día con un cambio ines­perado y dramático, ¡un instinto de matar y comer gente! Entonces, Fresco realizó su narración a partir de la pregunta: “¿Cómo mantener una relación cuando una persona cambia?

“Son una pareja que se ha amado durante 25 años. Pero cuando Sheila despierta una mañana sintiéndose y actuando diferente, ella y Joel (Timothy Olyphant) enfrentan el desafío de preservar su matrimonio y familia, mientras manejan esta situación nueva y estresante”, cuenta Víctor Fresco en entrevista concedida por Netflix.

Santa Clarita Diet es la suma de la experiencia del creativo. Incorporó en el serial personajes no convencionales, pero verosímiles, comedia física, emoción real y terror, un género nuevo para él: “Me interesa cómo nuestra cultura se ha puesto a glorificar a las personas que sólo se interesan por ellas mismas, como en los reality shows.

“Pensé en los no muertos como una metáfora para esa cultura narcisista. Quieren lo que quieren, cuando lo quieren. Saciar tus deseos es genial, incluso te fortalece, pero también te crea un problema: ¿cómo obtienes lo que quieres todo el tiempo sin alienarte y perder a la gente que amas? Este es el dilema de Sheila”, expresa Victor.

Para evitar seriedad innecesaria y cumplir con el objetivo de imprimir comedia a la trama, Barrymore accedió también a protagonizar la historia, en su primera incursión regular en este tipo de formato. Su personaje, la no muerta del show, experimentará cambios fundamentales, pero siempre mantendrá el amor por su pareja e hija Abby (Liv Hewson).

“Me encanta la familia que concibió Víctor. Se preocupan por el otro, intentan superar esta situación terrible que arruinaría a cualquier familia y pareja; lo hacen con una sonrisa y mucho diálogo (…) Esta mujer no muerta está renaciendo. Se despierta un día y empieza a ver cosas a su alrededor que antes no apreciaba.

“Me entusiasmaba la idea de qué podría ser (este papel) y cómo sería la transformación de su físico, sus emociones y su comportamiento”, agrega Barrymore, quien dejará atrás a un rol tímido para evolucionar en su personalidad: más valiente, sincera y atrevida, en especial con su esposo.

Para Skyler Gisondo​ (Vacation), quien interpreta a Eric —el hijo adolescente de los vecinos, al tanto del secreto de Sheila y que sabe bastante acerca de los no muertos. Además, está muy dispuesto a ayudar a los Hammond… con tal de estar cerca de Abby—, el mensaje central de Santa Clarita Diet es la importancia de la familia.

“Todos se respaldan entre todos para atravesar la situación. Joel y Sheila se apoyan mutuamente, y Abby y Eric, también. Creo que hay un lindo mensaje ahí”, considera Gisondo.

REALISMO. Santa Clarita Diet se desarrolla precisamente en Santa Clarita, California, de acuerdo a la producción una zona que encajaba perfectamente con la serie. “Crecí en el mundo de E.T. y filmamos en lugares y paisajes iguales a Santa Clarita, así que todo me resultó familiar y nostálgico”, asegura Barrymore.

Además de la bien lograda ambientación, Fresco recurrió al diseñador de maquillaje y de efectos visuales Christien Tinsley​ (American Horror Story) para darle vida a la historia. El objetivo: alejarse de caricaturizar al personaje, a pesar de tratarse de una comedia.

“No hay tantas reglas con los no muertos: para matarlos, hay que romperles el cerebro; todos sabemos eso. Y les encanta la carne humana. Aparte de eso, es un enfoque diferente sobre ese mundo. No es que hicimos dedos que se estiraban como bandas elásticas, no recurrimos a elementos disparatados en la serie.

“Probablemente la hicimos más real por la naturaleza del guión y las interpretaciones. Cuando sumas las horas, te das cuenta de que se necesita un pequeño ejército. Hicimos entre ocho y nueve cuerpos, algo inaudito para un show pequeño como este. Drew nos brindó apoyo incondicional, ella trabajó con mucho de lo que hicimos”, finaliza Tinsley.

➣ Los 10 episodios, de 30 minutos, de la serie Santa Clarita Diet se estrenan mundialmente, en Netflix, el 3 de febrero 2017.

 

Imprimir