A 10 años de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia

Diva Hadamira Gastélum

A 10 años de la entrada en vigor de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV), es primordial hacer un balance de los avances y retos que enfrentamos las mujeres mexicanas. 

Durante la Legislatura LIX tres comisiones nos dimos a la tarea de trabajar la iniciativa de lo que sería la LGAMVLV: La Comisión de Equidad y Género, la cual tuve el honor de presidir, la Comisión Especial de Niñez, Adolescencia y Familias, a cargo en ese entonces de la diputada Angélica de la Peña Gómez y la Comisión Especial para Conocer y Dar Seguimiento a las Investigaciones Relacionadas con los Feminicidios en la República Mexicana y a la Procuración de Justicia Vinculada, presidida por Marcela Lagarde y de los Ríos.

La creación de esta LGAMVLV fue un elemento que aportó a la institucionalización de las acciones detectadas en la Comisión Especial que dirigía Marcela para combatir el feminicidio; fue también la primera Ley en Iberoamérica que desarrollaba diferentes modalidades de la violencia contra las mujeres, por ejemplo: familiar, laboral, docente, en la comunidad e institucional. Asimismo, establecía elementos para su prevención y erradicación.

Esta Ley presentaría novedades legislativas, como la introducción de la violencia feminicida, lo que posteriormente llevaría a la tipificación del feminicidio. Debemos recordar que el Estado Mexicano aún no contaba con la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos por el caso “Campo Algodonero”.

Por otro lado, debemos destacar el apoyo que nos brindó Claudia Ruiz Massieu, quien entonces presidía la Comisión de Justicia y Derechos Humanos; así como todas aquellas mujeres de diferentes ámbitos, espacios y partidos políticos que estuvieron involucradas en su creación y que por unanimidad se aprobó el 26 de abril de 2006 durante la sesión del pleno de la Cámara de Diputados.

La LGAMVLV procedió a enmarcar la normativa en materia de combate a la violencia contra la mujer, junto con la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, misma que fue publicada ese mismo año. A partir de entonces se ha armonizado en los 32 estados de nuestro país, aunque debemos mencionar que algunos de ellos aún no cuentan con su Reglamento.

En muchos sentidos, esta Ley ha sido el marco de las acciones y programas que han alimentado la agenda nacional para empoderar a las mujeres y garantizarle una vida libre de violencia. A 10 años seguimos entonces trabajando con esta Ley, pues  además del Feminicidio y la Alerta de Género se ha realizado un arduo trabajo por implementar las órdenes de protección. El poder judicial y los órganos encargados de la impartición de justicia, siguen trabajando por hacer de la implementación de esta Ley cada vez más una realidad para las mujeres.

En este balance de 10 años que realizamos, la lectura es muy clara: tenemos que redoblar el paso, tenemos que forzar más las cosas porque nos hemos dado cuenta que en muchas ocasiones no hay voluntad política; sin embargo, las mujeres debemos seguir trabajando para dejar de ser objetos y sobre todo hacer valer nuestros derechos humanos.

Presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género de la Cámara de Senadores

@DivaGastelum

Imprimir

Comentarios