Deportes

Brady: de sus cenizas al Superbowl

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Las críticas se abatieron como una auténtica tormenta en la cabeza y hombros de Tom Brady, Bill Bellichick y todos quienes integraron aquella aciaga noche la organización de los Patriotas de Nueva Inglaterra. Los Jefes de Kansas City le dieron una paliza histórica de 41-14 en el Arowhead Stadium que sirvió para catapultar la inesperada pregunta, pero que durante los últimos tiempos se hacía la prensa en Estados Unidos.

¿A los 37 años sigue siendo Tom Brady un quarterback de elite o estaba listo para el retiro?

Las ofensivas líneas titulares de todos los diarios deportivos desde Boston hasta San Diego hablaban de la decadencia de Brady, el ex safety de los Patriotas Rodney Harrison dijo en una entrevista “Vi como Tom estaba muerto de miedo en la bolsa de protección, definitivamente pienso que ya acabó…”

Ray Lewis el ya retirado tremendo linebacker de los Cuervos de Baltimore se preguntaba si “deberíamos de sentir lástima por Brady”, Trenf Difler de la NFL Network dijo que los Patriotas se habían visto como un equipo débil, mientras que muchos recordaron las palabras del para entonces tres veces campeón del Superbowl, “When I suck, I will retire” (“el día que apeste, me voy a retirar”) y muchos se atrevieron a preguntárselo.

Incluso aquella noche del 29 de septiembre de 2014 en el Arrowhead Stadium, Bill Bellichick fue cuestionado sobre si “¿es tiempo de evaluar la posición de quarterback?”, a lo cual un ensimismado pero ofendido entrenador contesto con un gesto de frustración… No hubo palabras que respondieran el cuestionamiento.

Por supuesto que a un jugador de las dimensiones trascendentes de la talla de Brady tampoco se le podía hacer un juicio sumario por la peor de sus noches desde que se convirtió en titular 14 años antes. Por eso cuando la superestrella de los 49´s de San Francisco en el retiro, Steve Young fue cuestionado sobre el futuro de quien esa noche fue llamado “Terrific Tom” (Tom el Terrible), sin apresurarse, pausadamente emitió la mejor opinión que se pudo conocer en ese momento, “Tom aún puede conducir a un equipo que sea competitivo hasta el Superbowl …

LA OTRA CARA… La opinión pública tuvo que guardar silencio y darle la vuelta a la hoja, pues en los 15 partidos que siguieron a aquella frenética noche en Kansas City, Tom Brady fue el mejor quarterback del planeta Tierra. Tom trazó su impresionante ruta a la reconquista del Universo, completando 67% de sus pases, lanzando para 4,430 yardas con 38 pases de anotación y solamente siete intercepciones, un camino que incluyó un partido que no completó ante los Bills de Buffalo en la semana 17 de aquella campaña del 2014, pues los Patriotas ya habían asegurado el campeonato divisional del Este de la Americana, y el derecho de recibir toda la postemporada en casa.

Esos números no incluyen tampoco sus tres espectaculares salidas de la postemporada que incluyeron el Superbowl donde impuso el récord de conseguir 37 pases completos ante los Halcones Marinos de Seattle, no sin antes tener escalas ante los Cuervos de Baltimore (no se supo que opinó Ray Lewis después de ver que su ex equipo cayó 34-31 ante Nueva Inglaterra con su pasador por el que “deberíamos de sentir pena”), y por supuesto el famoso partido del Deflagate en el que los Potros de Indianápolis recibieron una zarandeada de gigantescas dimensiones en el Juego de Campeonato de la Conferencia Americana con score de 45-7, todavía peor que la que habían sufrido los Pats en Kansas cuatro meses antes.

A VOLAR… Brady se levantó de sus cenizas para comandar a los Patriotas a conquistar el cuarto Superbowl de la historia con las críticas en contra de Pete Carroll y su inexplicable decisión de mandar un pase que fue interceptado en la última jugada del partido cuando sólo quedaban 20 segundos en el reloj, pero de la que evidentemente no fueron responsables ni Bellichik ni Brady, quienes esa noche tuvieron la suerte que no los acompaño, por ejemplo, aquel día que Eli Manning terminó en el estadio de la Universidad de Phoenix con la campaña perfecta en, también, el final del partido.

Brady recibió su tercera designación como el Jugador Mas Valioso del Superbowl igualando a Joe Montana, completando 37 de 50 pases para 328 yardas y cuatro touchdowns con dos intercepciones, una jornada que incluyó un cuarto cuarto histórico para el pasador de Nueva Inglaterra, quien se fue con 13 de 15 pases completos para 124 yardas y 2 touchdowns sin intercepciones, alcanzando un brutal rating de 140.7 en ese periodo.

Por si fuera poco Brady, igualó a Bradshaw y Montana en la conquista de cuatro Superbowls, rompiendo un ayuno de diez temporadas sin coronarse a pesar de haber sido casi siempre favoritos, aunque esa década incluyó las dos derrotas con los Gigantes de Nueva York.

CON AMOR PARA GOODELL… Hoy, dos años después, y tras haber enfrentado la suspensión de cuatro partidos por el Deflagate de aquella campaña, Brady está a sólo una victoria de pasar a la historia como el único en ganar cinco Supertazones, y queda la broma propuesta de algunos periodistas de una cadena de televisión de los Estados Unidos, quienes han sugerido que Tom podría ocupar su celular (un iphone nuevo, por cierto), para tomarse una “selfie” con el Comisionado Roger Goodell ya con el Trofeo Lombardi en sus manos y luego obsequiárselo con una cálida dedicatoria “Mr. Goodell, Roger, quisiera regalarte este teléfono con nuestra foto, a manera de agradecimiento por tu apoyo y por el tiempo que hemos compartido en la NFL siempre de manera tan afectuosa…”

Para muchos quizá, el abogado Ted Wells, que le cobró a la NFL casi 45 millones de dólares para tratar de limpiar con sus investigaciones su reputación tras el Deflagate, es quien debería de obsequiar teléfonos nuevos a Brady, Goodell, Bellichick y todo el equipo de los Patriotas, sobretodo, porque su conclusión de que “Es más probable que no”, que Brady estuviera enterado de que los balones habían sido manipulados en el juego ante los Colts. Nadie debe pasar por alto que Wells ha llevado su reputación a la zona de “cuestionable”, después de hacerse famoso por defender y exculpar a clientes de alto perfil en conocidos escándalos públicos…

 

Imprimir