Invasiones en el Cerro de la Estrella, el modo de operar electoralmente en Iztapalapa

César González Madruga

Durante la presidencia de Lázaro Cárdenas se decretó Parque Nacional el cerro de la estrella con fecha del 3 de agosto de 1938 con una superficie de 1118 hectáreas, la razón de ser de estos parques nacionales fue que no sólo eran sitios con un gran aporte ambiental, sino que por su carácter histórico y cultural eran considerados lugares de confluencia humana para encontrarse y ser mejores y cabe resaltar que para los pueblos originarios del lugar consideran ese recinto como sagrado. Por ello, los propietarios de esas tierras gustosamente se las donaron al gobierno, como un aporte a México.
En 1999 el gobierno federal cede la administración del Parque al gobierno de la Ciudad de México y éste a su vez en al año 2002 le transmite esta administración a la Delegación Iztapalapa y a partir de entonces se comenzaron a permitir los asentamientos irregulares como una práctica para generar el “botín” electoral de la zona. Y es que los liderazgos del PRD no sólo han permitido las invasiones sino que las orquestan, pues llegan con grupos de personas a poner casas provisionales de cartón y techo de lámina para vivir allí y por ello les pagan, posteriormente la delegación les comienza a generar cobros mínimos de predial para poder ir generando derechos y al cabo de unos pocos años se dicen poseedores por derecho del terreno. Los “líderes redentores de sus derechos” desde las cámaras promueven la escrituración de esos predios y una vez que lo logran venden los terrenos y llegan las inmobiliarias amigas de estos grupos a construir unidades habitacionales y con ello obtienen millones de pesos en ganancias y parte de ellas sirve para seguir financiando las invasiones, las campañas políticas y mantener la base social que elección tras elección han consolidado los triunfos del PRD en dicha demarcación. A la fecha quedan menos de 121 hectáreas (menos del 10%) del parque y el cerro.
El 5 de junio de 2014, Miguel Ángel Mancera, actual jefe de gobierno, publica el decreto del Programa Parcial de Desarrollo Urbano del Cerro de la Estrella, para regularizar las zonas invadidas por asentamientos irregulares en este Parque Nacional. Ante este atentado contra el Cerro de la Estrella vecinos de Iztapalapa e hijos de los que donaron dichos terrenos para el goce de la humanidad, interpusieron el amparo número 835/2014 ante el Juzgado Primero en Materia Administrativa, y previo desahogo del procedimiento, se dicta la sentencia de amparo concediendo la protección de la justiciad la unión para el efecto de evitar la regularización de asentamientos irregulares que pretendía Mancera, ordenando la reubicación fuera del área del parque.
La delegación contestó señalando la imposibilidad de cumplir la sentencia, el tema llegó a la Suprema Corte de Justicia que obligó al Décimo Tercer Tribunal Colegiado a pronunciarse respecto al cumplimiento de la sentencia por parte de los responsables (delegación de Iztapalapa y Gob. de la CDMX), esto sucedió el 17 de octubre de 2016 y a la fecha no hay cumplimiento ni resolución alguna, pero si se continúa tolerando la invasión de este Parque Nacional.
Una solución viable para la reubicación y la preservación natural y sagrada del Cerro de la Estrella es que el gobierno de Mancera destine los recursos de la colocación de los bonos ecológicos (de mil millones de pesos) que realizó posterior a la reunión de alcaldes C40 en la Ciudad de México, y la corte por su parte debe obligar al cumplimiento de la sentencia ya emitida.

* Rector del Renacimiento Mexicano
Twitter: @CesarG_Madruga 

Imprimir

Comentarios