Paranoia en EU obliga a interrogar en un aeropuerto a ex premier de Noruega | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Paranoia en EU obliga a interrogar en un aeropuerto a ex premier de Noruega

w ¿Qué pasará con la reputación estadunidense si esto no sólo me pasa a mí, sino también a otros líderes mundiales?”, se preguntó Kjell Magne Bondevik

El ex primer ministro de Noruega, Kjell Magne Bondevik

La paranoia que vive Estados Unidos desde hace dos semanas, cuando tomó el mando de la presidencia Donald Trump han desatado actos polémicos y vergonzosos, como el que le ocurrió a Alex primer ministro de Noruega, Kjell Magne Bondevik, quien la Washington fue retenido a interrogado durante una hora por agentes de inmigración el aeropuerto Dulles, sólo por qué en su pasaporte diplomático aparecía que viajó a Irán en el 2014, según informó el portal del periódico Político y de la televisora rusa TV2.

Como ex primer ministro, Kjell Magne Bondevik no imagino que enfrentaría problemas para ingresar en EU, país que ha visitado varias veces. Sin embargo, el reto migratorios decretado por Trump elevó el nivel de alerta, por lo que un sello del gobierno iraní en su pasaporte motivó a su retención e interrogado en el área de Migraciones.

RETENIDO. Como exlíder de un aliado de Estados Unidos y miembros de la organización del tratado del Atlántico Norte (OTAN), Bondevik llego al aeropuerto internacional de Dulles, en Virginia (a pocos kilómetros de Washington), con toda la documentación en regla. Aunque su pasaporte indicaba que fue primer ministro (entre 1997 y 2000, y entre 2001 y 2005), también detallaba una visita a Teherán en 2014.

Según relató el ex premier, fue llevado a una habitación con viajeros de Oriente Medio y África que enfrentaban un mayor escrutinio por parte de las autoridades, y debió esperar 40 minutos. Luego, al ser llamado, explicó su situación, pero igual fue interrogado durante 20 minutos para que explicara el motivo de su viaje a Irán.

ALARMAS. Bondevik explicó que como presidente de la organización defensora de los derechos humanos, el Oslo Center, asistió para una conferencia sobre derechos humanos. "Estaba sorprendido y molesto. ¿Qué pasará con la reputación de Estados Unidos si esto no sólo me pasa a mí, sino también a otros líderes mundiales?", se preguntó.

"Parece que cuando el nombre de un cierto país aparece, todas las alarma suena. Eso crea una sospecha totalmente innecesaria", comentó.

Imprimir