Bienestar

Cáncer, uno de los principales males que aqueja a la población México

Medicina personalizada cambia la vida de las personas

Modificar estilo de vida ayuda a prevenir el cáncer

4 de febrero: Día Mundial contra el cáncer

 

Durante las siguientes dos décadas se registrarán 22 millones de nuevos casos de cáncer

Las terapias innovadoras cambian la vida de las personas, permitiéndoles vivir vidas más largas, saludables y productivas

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el cáncer es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo; en 2012 hubo unos 14 millones de nuevos casos y 8.2 millones de muertes relacionadas con el cáncer.

En México, del total de defunciones de la población de 20 años y más, 13.6% se debieron a algún tumor y de estas, 93.6% a los tumores malignos; por sexo, del total de defunciones por cáncer, 48.8% ocurren en varones y 51.2%, en mujeres.

De acuerdo con el último Informe Mundial del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud se reporta que aproximadamente dentro de las siguientes dos décadas se registrarán 22 millones de nuevos casos de cáncer.

“El cáncer es de los principales males que aqueja a la población México, sin embargo, hoy la innovación en terapias ha sido uno de los logros más grandes en la lucha contra el cáncer. Inmuno-oncología y medicina personalizada son una muestra que estas terapias cambian la vida de las personas, permitiéndoles vivir vidas más largas, saludables y productivas”, señala Cristóbal Thompson de director ejecutivo de la AMIIF.

El cáncer inicia con la transformación de una sola célula, que puede tener su origen en agentes externos y en factores genéticos heredados; diversos factores externos pueden detonar la generación de células cancerígenas, pero también existen diversas formas de prevenir el desarrollo de las mismas.

Más del 30% de las defunciones por cáncer podrían evitarse modificando o evitando los principales factores de riesgo, tales como: el consumo de tabaco, el exceso de peso o la obesidad, las dietas malsanas con un consumo insuficiente de frutas y hortalizas, la inactividad física, el consumo de bebidas alcohólicas, las infecciones por VPH y VHB, radiaciones ionizantes y no ionizantes, la contaminación del aire de las ciudades y el humo generado en la vivienda por la quema de combustibles sólidos.

Imprimir