Reponen fantasmas viales en Insurgentes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Reponen fantasmas viales en Insurgentes

Dos meses después de que Crónica publicó el desperfecto, las autoridades cambiaron las vialetas.

Luego de que Crónica publicó el mal estado y la incorrecta instalación de las vialetas, conocidas como fantasmas, sobre Avenida Insurgentes, a la altura de Ciudad Universitaria, éstas fueron renovadas.

Ahora son de un color diferente y con un material más resistente.

Además, las nuevas señalizaciones, que están sujetas al asfalto, obligan a los automovilistas a reducir la velocidad.

Algunos de los conductores comentaron que los nuevos fantasmas son más grandes y se sienten más al transitar sobre ellos, “son como topes pequeños”.

En diciembre pasado los artefactos viales desaparecieron de la arteria debido a que  no soportaron el peso de los vehículos o simplemente fueron mal colocados.

Incluso en ese tiempo los peatones que pasan por la zona los retiraban, ya que como se habían desprendido o se rompieron “podían ocasionar accidentes automovilísticos”.

Por tal motivo, la Agencia de Gestión Urbana, que depende del Gobierno de la Ciudad de México, tuvo que volver a colocar los fantasmas.

Ahora son más grandes —de 10 a 15 centímetros de largo y de ancho 5 a 10 centímetros—, más resistentes al peso de los vehículos; incluso más visibles, por su luz reflejante.

Asimismo, ahora no sólo fueron pegados, sino que en el lugar se observa cómo fueron enterradas; inclusive la mayoría de estas sobresale del pavimento.

Cabe mencionar que las vialetas anteriores, de color blanco, sólo se encontraban sobrepuestas y, a simple vista, se podía observar que fueron colocadas de manera incorrecta.

Roberto Quiroz, estudiante de la Facultad de Psicología en la Universidad Autónoma de México, aseguró que las nuevas vialetas son de gran ayuda para delimitar los carriles y evitar accidentes.

“Los señalamientos anteriores casi no se veían y algunos no se prendían, porque eran de los que parpadeaban, pero éstos sí se ven porque son reflejantes y gracias a la luz se prenden”, explicó.

Dijo que gracias a que son de mayor tamaño, los conductores se ven obligados a reducir la velocidad, ya que al pasar al carril de alta velocidad, “se escucha y se siente el neumático”.

Roberto dejó en claro que a pesar de que los señalamientos ayudan a reducir la velocidad, las primeras cinco filas nuevamente no cuentan con los fantasmas.

“Los autos vienen a alta velocidad y son las primeras filas las que reciben los primeros impactos”, afirmó.

Finalmente el estudiante pidió que se realice un monitoreo sobre los fantasmas, para que no vuelvan a desaparecer como en diciembre pasado.

Imprimir