Patriotas de leyenda | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Patriotas de leyenda

Moriremos sin volver a ver a un gigante como Tom Brady en los emparrillados. Esa es la conclusión de la más emocionante noche en la historia del Superbowl, en la que, levantándose de la más grades desventaja de todos los tiempos en el juego de campeonato de la NFL, 25 puntos, los Patriotas de Nueva Inglaterra regresaron para forzar el primer tiempo extra que se haya disputado en el Supertazón, y ya en él, completar la misión imposible de derrotar, con marcador de 34-28 a los Halcones de Atlanta.

El juego tomó un rumbo inesperado desde que comenzó y para cuando alcanzó el final de la primera mitad, ya el marcador mostraba una escandalosa diferencia de 21-3, que luego fue ampliada tras presenciar el impresionante espectáculo patriótico de Lady Gaga en el NRG Stadium, hasta llegar a 28-3 y luego, un guionista de películas no podría haber escrito un guión a cuya trama dramática se le agregara un final insólito…

Pero todo jugó. El peso ofensivo de Matt Ryan, Julio Jones y Devonta Freeman, quienes sin embargo comenzaron a quedarse solos en cuanto reapareció la defensiva de los Patriotas, que dejaron de darle tiempo al quarterback de Atlanta, y por consiguiente, la facilidad de mantener la ventaja que aún al comenzar el cuarto cuarto, parecía cómoda, 19 puntos que luego se disolvieron en la impotencia de los Halcones, y en la resolutiva decisión de Bill Bellichcik, el entrenador en jefe de Nueva Inglaterra, quien impidió que se le escapara su quinto título de la NFL, lo que tanto a él, como a Brady, los ubica en una dimensión que difícilmente será alcanzada algún día.

Para cuando James White atravesó la línea de anotación en segunda y gol tras una interferencia que dejó a Nueva Inglaterra tocando la puerta, ya la historia se había escrito, solo hizo falta que Danny Amendola hiciera buena una recepción en la conversión de dos puntos que puso el marcador 28-28 cuando quedaban apenas unos segundos en el reloj.

Los Patriotas le robaron el momentum a Ryan y los suyos, quienes murieron de infinita indolencia cuando creyeron que por tener una ventaja como la que habían cosechado, era suficiente para derrotar a la escuadra más ganadora de la historia.

No se dobló Brady, ni White, ni Bennett, pero sobretodo, golpeado en cada centímetro de su cuerpo, el veterano y estelar receptor abierto de los Pats, Julian Edelman tenía que haber sido declarado, sino el Jugador Mas Valioso (que le fue entregado a Brady por cuarta ocasión), si, haber recibido el título de “el Héroe del Partido”, merced a su increíble, improbable, mágica atrapada que mantuvo viva la ofensiva de 91 yardas con la que los Pats empataron el partido cuando quedaba menos de un minuto en el reloj.

Y es que habría que repartir designaciones en toda la plantilla de Nueva Inglaterra, Brady conectó dos pases de anotación con 43 envíos completos de 62 intentos, ambos nuevos récord en el Superbowl, para 466 yardas, además se fue con 12 de 16 completos para 150 yardas en las dos ofensivas que le permitieron, empatar el juego y luego ganarlo, esta última su numero 51, casualmente en el Superbowl número 51.

White anotó tres touchdowns, y cada quien en su posición tuvo la oportunidad de recobrar la confianza y hasta la dignidad perdida por la paliza que habían recibido en la primera mitad.

En los instantes finales del partido, con una complicada posición de terreno y sin tiempos fuera, Atlanta ya no pudo hacer nada por su causa. Más aún, Nueva Inglaterra ganó el volado y avanzó sólida con una ofensiva, la primera del tiempo extra, que no pudo controlar la frágil defensa de los Halcones.

Luego White terminó perforando por el centro la zona de anotación, estirándose hasta donde pudo y evitando que su rodilla hiciera down antes de que cruzara el balón la raya imaginaria para el touchdown de la victoria, tras una absurda interferencia a la defensiva que había dejado el ovoide en la yarda 2 y con cuatro oportunidades para la coronación.

Nueva Inglaterra es ahora uno de los tres equipos que han ganado cinco Superbowls junto con Dallas y San Francisco, pero aún está a la caza de los Acereros, quienes siguen siendo los únicos con seis trofeos Lombardi, aunque eso sí, Brady y Bellichick son los únicos en ganar cinco Superbowls en la historia. Por su parte Ryan completó 17 de 23 envíos para 284 yardas y dos touchdowns sin intercepciones.

No todo fue una noche de ensueño en la finalización del llamado “Tour de la Reivindicación” pues le fue devuelta a Brady una intercepción de 82 yardas para anotación por el esquinero Robert Alford. Pero el quarterback de Nueva Inglaterra cumplió el cometido de verse las caras con el comisionado Roger Goodell quien hizo hasta lo imposible con sancionarlo y suspenderlo los primeros cuatro juegos de la temporada regular. La cuenta quedó saldada. Esta victoria de Brady, inobjetable, ya nada puede mancharla. No existe nadie, ahora y por mucho tiempo, que pueda negarle que es el más grande quarterback de la historia….

Imprimir