Espectáculos

Lady Gaga hizo suyo el Super Bowl LI

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Tal y como lo prometió, Lady Gaga dedicó los 13 minutos de su presentación en el Super Bowl LI al “amor, diversidad, compasión y el espíritu salvaje” de sus fans y el mundo. La intérprete dejó claro hace unos días a quién más estaba dedicada su actuación en uno de los escenarios más importantes en la Unión Americana:

“A ese pequeño que se sintió poco querido o al adulto que recuerda lo difícil que fue encontrar aceptación”, publicó en Instagram.

En ese mismo mensaje, la siempre polémica intérprete quiso mostrar su gusto por acercarse a todas las mentes y corazones “que se han abierto a nuestro mensaje”, se podía leer. Agradeció también a sus Little Monsters (como llama cariñosamente a sus fans) por creer en ella y el apoyo “que nos permitió hoy llegar hasta aquí”.

El pacto era “dejar mi corazón en el escenario”, aseguró Gaga, y lo consiguió. “Estados Unidos, libertad y justicia para todos”, fue su poderoso mensaje.

“America the Beautiful” fue la primera elección de Gaga, al lado de tres integrantes del musical Hamilton. A su manera, como dijo lo haría, concretó su deseo de entonarla en el techo del estadio. La sorpresa fue mayúscula al verla volar (gracias a un arnés), desde esa altura hasta el bien dispuesto escenario, engalanado con gigantes estrellas.

Como es su costumbre mostró un vestuario peculiar, de Versace: minibody de lentejuelas en plata tornasol, manga larga, (gracias al efecto de la luz) con tramas en malva y negro; maxi hombreras, botas de caña alta, pelo recogido —que después soltó—, ojos con sombras moradas y negras, más lentejuelas y labios rojos.

Usó también una chaqueta funky, recortada estilo oropel. Después cambió todo por un mini-short y top crop, simulando el uniforme de los jugadores.

“Poker Face”, “Born This Way” y “Telephone” fueron algunas de las canciones con las cuales logró los vítores de los miles reunidos. Las coreografías interpretadas también por un amplio cuerpo de bailarines hicieron la delicia de los ahí presentes, pero también de los millones de televidentes en sus casas.

¿Cómo están esta noche Texas, América, el mundo?, ¿cómo les va? Los vamos hacer sentir bien, ¿se quieren sentir bien con nosotros?”, preguntó la intérprete para adueñarse de un teclado y cantar “Million Reasons” (nuevo sencillo), entre la cual aprovechó para saludar a su mamá y papá, presumiblemente presentes entre el público.

“Vamos todos, de esto se trata el Super Bowl”, pidió antes de alzar la voz con “Bad Romance”. Entre llamas y luces multicolores, el show de altura de Lady Gaga concluyó cuando le lanzaron un balón y con un gran salto desapareció del escenario.

El show fue uno de los más caros de la historia del Super Bowl: 10 millones de dólares.

Imprimir