Mundo

Enfrenta gobierno de Trump más de cincuenta demandas

Foto: EFE

El presidente estadunidense Donald Trump enfrenta más de 50 demandas en cortes de Estados Unidos desde que el 20 de enero último asumió la presidencia, que se encamina a enfrentar una dura batalla legal en materia migratoria.

De acuerdo con un cálculo del servicio de radio pública NPR, basado en información radicada en las cortes, Trump enfrenta 10 veces más demandas tras 15 días de asumir la Casa Blanca que el promedio de los tres presidentes que lo precedieron.

La gran mayoría de las demandas está relacionada con su orden para prohibir la entrada a Estados Unidos a migrantes de siete naciones de mayoría musulmana, que de manera temporal fue bloqueada el fin de semana por el juez federal James Robart, de la ciudad de Seattle.

Las demandas están radicadas en 17 diferentes estados, y fueron ingresadas a nombre de médicos, profesores, estudiantes, refugiados e iraquíes que trabajaron junto con el ejército estadunidense.

En total, se han presentado 40 demandas contra la prohibición de viajar, nueve relacionadas con derechos civiles y cuatro con temas de inmigración general.

Asimismo, Trump también enfrenta una demanda adicional sobre conflictos de interés y los fondos federales para las llamadas ciudades santuario.

Tras dos semanas de asumir la presidencia, William Clinton enfrentaba cinco demandas, lo mismo que Barack Obama. Mientras tanto, George W. Bush tuvo que lidiar con cuatro demandas durante las primeras dos semanas de gobierno, de acuerdo con NPR.

Organizaciones de derechos humanos y civiles, así como procuradores de cinco estados, encabezan las demandas contra el veto a ciudadanos de siete países musulmanes.

Argumentan que la orden viola las enmiendas primera, quinta y decimocuarta, que garantizan la igualdad religiosa, el debido proceso y la igual protección en virtud de la ley, respectivamente.

De acuerdo con el diario The New York Times, las demandas que cuestionan el veto a musulmanes arguyen además que esta orden es una amenaza al Estado de derecho, a la seguridad nacional y a la economía de Estados Unidos.

La estrategia que ha seguido Trump hasta el momento ha sido, además de enfrentar las demandas ante las cortes, emprender una ofensiva para denigrar a los jueces que han tomado decisiones adversas a sus planes.

Luego de la decisión del juez Robart, Trump expresó en su cuenta de mensajes Twitter: “simplemente no puedo creer que un juez ponga a nuestro país en tal peligro. Si algo sucede la culpa es de él y del sistema judicial. La gente sigue entrando. ¡Mal!”

havh

Imprimir