Mundo

Congreso de California responde a amenazas migratorias de Trump

Foto: EFE

Cualquier dolor que el presidente Donald Trump quiera causar a California repercutirá en todo Estados Unidos, afirmaron hoy los líderes legislativos Kevin de León, del Senado estatal, y Anthony Rendon, de la Asamblea.

Los líderes de ambas cámaras en el Congreso de California respondieron así a las amenazas del presidente Trump, porque esta representación popular defiende a los inmigrantes y a las ciudades santuario, y busca convertirse en un estado santuario.

“La amenaza del presidente Trump de retener fondos federales a California no sólo es inconstitucional, sino también emblemática de la crueldad que pretende imponer a nuestras comunidades más vulnerables”, advirtió De León, un congresista con raíces mexicanas.

“Tomar una acción tan irresponsable haría daño a nuestros ancianos, niños, agricultores y veteranos -éstos no son juegos políticos, son vidas reales que el presidente está enfocando”, alertó.

“Lejos de estar 'fuera de control', California está creando empleos más rápido que otros estados y los inmigrantes son clave para nuestra prosperidad económica. Somos un motor para la innovación del país”, aseguró.

“El crecimiento del empleo y nuestro estado paga anualmente más en impuestos federales de lo que recupera. Nuestra economía es la sexta más grande del mundo y 13 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Así que cualquier dolor que el presidente quiera causar en California, agitará a todo el país”, indicó.

“Los estados tienen el derecho de perseguir sus propias políticas de seguridad pública, y ningún presidente con poco conocimiento de cómo funciona una república, puede cambiar eso”, aseveró.

Una nueva investigación demuestra que los condados con las llamadas políticas de santuarios tienen tasas de criminalidad más bajas y una actividad económica más fuerte.

Por lo tanto, no tendría sentido para la administración socavar el legado de inclusión de California y la política pública progresista, reafirmada por millones de ciudadanos en las últimas elecciones, puntualizó.

“Continuaré trabajando en estrecha colaboración con el gobernador Jerry Brown, el presidente de la Asamblea (Anthony) Rendón, el procurador general (Xavier) Becerra, y nuestra delegación del Congreso en Washington para tomar todas las medidas necesarias para proteger a nuestra gente y nuestro progreso”, advirtió.

De León coincidió con Rendón en elogiar el progreso económico del estado y el crecimiento del empleo, al decir que cualquier golpe a California tendría repercusiones en todo el país.

“Si esto es lo que Donald Trump cree que está fuera de control, sugeriría que otros estados deberían ser más como nosotros”, dijo Rendón.

“California tiene la mayoría de los trabajos de fábricas en la nación. Nuestro estado cultiva un cuarto de la comida de la nación. Nuestro aumento del salario mínimo no sólo ha ayudado a nuestros trabajadores más pobres, sino que ha impulsado la economía, mientras que el desempleo sigue bajando”, expresó.

havh

Imprimir