El riesgo de extinción del jaguar supera lo estimado, dice UNAM | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

El riesgo de extinción del jaguar supera lo estimado, dice UNAM

Yucatán, Oaxaca y Chiapas son los estados donde se concentran más jaguares libres en el país.

Las poblaciones de jaguares (Panthera onca) en todo el continente americano están en mayor peligro de lo que se creía, concluyó un estudio realizado por 50 científicos de 12 países, entre los que están los mexicanos Gerardo Ceballos y Rodrigo Medellín, del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La investigación concluye que, en todo el continente americano, desde Alaska hasta Argentina, habitan 64 mil jaguares, pero el 90% vive en la zona de la selva amazónica, entre Brasil, Perú, Ecuador y Colombia. De jaguares restantes, existen 7 mil, de los cuales  4 mil viven en territorio mexicano, pero en zonas cada vez más fragmentadas. Los datos fueron presentados en la edición más reciente de la revista Oryx. The International Journal of Conservation.

En México se ha perdido más del 40 por ciento de la distribución de la Panthera onca en el territorio nacional, limitándose a las áreas más aisladas y de difícil acceso en las costas del Pacífico y del Golfo de México, las Sierras Madre Occidental y Oriental, y el sur-sureste.

De acuerdo con el doctor Gerardo Ceballos, las poblaciones mejor conservadas se encuentran en la península de Yucatán, Oaxaca y Chiapas, con alrededor de mil 800 ejemplares. En Sonora y Sinaloa podría haber alrededor de 400; en la costa media del Pacífico, en Nayarit, Jalisco y Colima, aproximadamente 300; y de Michoacán a Chiapas, 650.

Rodrigo Medellín habló con la Dirección General de Comunicación Social de la UNAM y dijo que la permanencia del jaguar en México está en un momento en que se podría comparar con una moneda que en este momento gira en el aire, y “va a caer en los próximos 10 o 15 años; si en ese tiempo no tenemos una política de conservación sólida y establecida, y las poblaciones no tienen seguridad, podríamos perderlos”, consideró.

34 SUBPOBLACIONES. El jaguar es un felino americano. No existe, de manera silvestre, en otros continentes del mundo. De acuerdo con el conteo publicado en The International Journal of Conservation, la totalidad de jaguares en todo el planeta ronda los 64 mil individuos, y se sabe que existen 34 subpoblaciones de la especie —desde el norte de México hasta Argentina—, de las cuales 33 están en peligro o peligro crítico de extinción. La única que no está amenazada es la subpoblación de la Amazonia.

Hoy, la especie enfrenta amenazas como la pérdida y fragmentación de su hábitat, la agricultura y ganadería, la cacería, la disminución de sus presas (mamíferos, aves, reptiles y peces) y la expansión de los asentamientos humanos.

La información que se generó busca servir de base para determinar las prioridades de conservación de la especie, por ejemplo, mediante la detección de subpoblaciones pequeñas, aisladas, con protección deficiente o densidades de poblaciones humanas muy altas, y precisar la vulnerabilidad de cada una de ellas.

Además, los universitarios proponen a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), quien publica la Lista Roja que se usa en todo el mundo como guía para políticas y prácticas de conservación, que no se evalúe a las especies por el total de su población, sino por la situación de cada una de sus subpoblaciones.

En México se organizó hace unos años la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar, que agrupa a los dueños de las tierras, al gobierno federal, organizaciones no gubernamentales y al sector académico.

Su estrategia, probablemente la más completa que existe en el mundo, consta de varios puntos: el censo nacional del jaguar; el trabajo con los ganaderos; la integración de una sola política de conservación a escala internacional; y la parte legal, de colaboración con abogados para contribuir a que cualquier persona que mate un ejemplar vaya a la cárcel, indicó Medellín.

Imprimir