Gabriel Orozco interviene Oxxo; es una reflexión sobre el arte, galerías y mercado | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Gabriel Orozco interviene Oxxo; es una reflexión sobre el arte, galerías y mercado

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Huevos, veladoras, refrescos, productos de limpieza, dulces y revistas, exhibidos en una tienda Oxxo, fueron intervenidos por Gabriel Orozco (1962), para proponer un diálogo entre el mercado, el producto y su precio.

La muestra, que está en el interior de la Galería Kurimanzutto, dijo Orozco, fue realizada con la intención de hacer un intercambio de iconos y objetos, para así tener una manera distinta de apreciar los productos de primera necesidad.

Anteriormente, el artista había realizado algo similar en Amberes, Bélgica, cuando transformó una galería en un estacionamiento; para esta ocasión el trabajo inició hace cerca de seis meses, con productos que resultaran familiares.

¿POLÉMICA? Consciente de los comentarios que pudiera generar su trabajo, Gabriel Orozco explicó que el significado del término polémica en México se aproxima hacia lo peyorativo.

“Mi arte ha sido polémico porque ha tratado de plantear cosas nuevas. Mi trabajo no es tanto dar respuestas inmediatas, tener respuestas preconcebidas o una opinión ortodoxa. En realidad he intentado plantear una pregunta de intercambio de signos, sobre nuestra memoria, sobre el posible futuro. Generar preguntas en varios niveles y diferentes direcciones”, comentó Orozco. 

MERCADO DEL ARTE. La tienda Oxxo forma parte de la empresa Fomento Económico Mexicano (Femsa), con la que anteriormente ya había colaborado Gabriel Orozco, cuando hizo Mural Sol, obra que después fue adquirida por el corporativo.

Para esta ocasión, el creador indicó que no pagó nada por la franquicia ubicada en la Galería Kurimanzutto, pues se trata de “un intercambio cultural”.

El artista señaló que desde principios del siglo XX el mercado del arte comenzó a transformarse, por lo que la relación de los artistas con las galerías se modificó: “Las galerías se han desarrollado, han evolucionado a la par que, incluso, el mercado de productos básicos. Todo este sistema y el mercado en general se plantea como un campo de juego, esto es un broma, una ironía, simplemente una exposición de la realidad que estamos viviendo”.

Al situar su obra de una tienda de autoservicio, el artista veracruzano sostuvo que no se considera una marca: “Mi nombre y prestigio ha sido resultado más de una investigación que he llevado cabo, no es que produzca lo mismo siempre, no tengo una fábrica. No puedo considerarme como productor en el sentido estricto de la palabra, ni siquiera como un artesano, porque no soy dueño de medios de producción que me conviertan en una marca”.

Orozco aseguró que su idea nació al darse cuenta que todo está en circulación constante: “El consumo del arte, ideas, libros, imágenes, agua, luz, todo se hace a través de una transacción. Los productos esenciales para sobrevivir se han ido comercializando y ahora tienen precio. Duchamp decía que pronto iba a llegar el día que nos iban a cobrar por respirar, de alguna manera ya está sucediendo, campañas contra la contaminación cuestan dinero y de alguna manera pagamos por ello”.

TRASTIENDA. De los cerca de 3 mil productos que hay en un Oxxo, Gabriel Orozco intervino sólo 300, entre los que se encuentran cereales, harina, huevos, leche, papas, pizzas congeladas, Coca-Cola, aceite, globos, bolsas de basura, pan, desodorantes, insecticidas, chocolates y veladoras, entre otros.

La intervención consistió en colocar stickers encima de los logos de los productos, cada uno en forma circular, figuras geométricas que el artista utiliza desde los 14 años, puestas en productos vendidos en un Oxxo, tienda que Orozco considera como un fenómeno propio del paisaje mexicano:

“Cada que intervenía los logos con un sticker, era como un no logo, anti-logo, que permite y cancela el logo que está detrás, pero no es que lo esté criticando, es una manera de insertar otra visión más abstracta de lo que estamos viendo”.

Los círculos están divididos en cuatro partes, algunos en dos, cada parte en blanco, dorado, azul o rojo, mientras que algunos círculos tienen el color del empaquetado de cada uno de los productos, e incluso, tapan el rostro de Alberto Aguilera Valadez, “Juan Gabriel”, en una fotografía de la portada de una revista.

En un cuarto contiguo se encuentra una trastienda, espacio diseñado debido a que en algunos casos se tratan de productos perecederos: “Lo que estoy haciendo aquí es reciclar, o darle cierta proyección de mercado a lo que normalmente termina en la basura”. 

RELACIÓN BILATERAL. Las creaciones de Gabriel Orozco han tenido marcada presencia en ciudades como Tokio, Japón, y Nueva York, Estados Unidos, sin embargo, afirmó que su trabajo siempre es específico y no hubiera logrado realizar lo mismo en otra parte debido a la carga simbólica.

Consciente de las declaraciones de Donald Trump, el artista afirmó que “esta situación no es tan nueva como parece y simplemente presenta otra coyuntura en la que cada uno de nosotros tiene que mostrar una postura y empezar a actuar. Ese hombre es bad news desde que tengo memoria”.

Luego de la declaración, el artista añadió que cada país tiene su “Trumpcito”, aunque no dio un nombre específico, se limitó a decir: “Hay muchos mexicanos que son amigos de él, tienen la misma mentalidad”.

Una vez que termine la intervención el 16 de marzo en la Galería Kurimanzutto, se podrán adquirir las piezas que tienen un costo que van desde los 60 dólares hasta los 15 mil dólares, y que contarán con un certificado de autenticidad.

Imprimir