Con obra iraní, Ana Layevska invita a no construir muros | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Con obra iraní, Ana Layevska invita a no construir muros

En el arranque de la era del muro de la vergüenza, de la orden ejecutiva de cerrar la frontera de la nación de la bandera de las barras y las estrellas a los refugiados de países con mayoría musulmana; en México la actriz ucraniana Ana Layevska pedirá construir puentes, a partir de un montaje casualmente iraní: Conejo blanco, conejo rojo, autoría de Nassim Soleimanpour.

Soleimanpour ideó su puesta en escena inspirado en una anécdota familiar. Cuando el gobierno de Irán le impidió viajar al extranjero, por negarse a realizar el servicio militar obligatorio, el autor apostó por su texto para traspasar fronteras y llegar a todos los confines del orbe. Hoy lo conseguirá en CDMX, de la mano de Layevska, quien migró de Ucrania a México a los nueve años.

La actriz no esconde su nerviosismo debido a que conocerá la trama a la par del público asistente a La Teatreria. Ana recibirá un sobre sellado, el cual contiene la obra a, ¿actuar? Con una lectura dramatizada, la histrión seguirá las instrucciones de Soleimanpour para representar su texto, con la ayuda de una escalera, una silla, una mesa, dos vasos con agua y la participación del público.

Una butaca vacía entre la audiencia hará las veces, paradójicamente, de la presencia del autor en la sala. El reto actoral en este ejercicio de improvisación es mayúsculo, porque incluye además un voto de silencio, para no arruinar la sorpresa a futuros espectadores.

“Estoy aterrada, porque me voy a enfrentar a la pesadilla de todos los actores: subirte al escenario sin conocer el texto. Tengo un poco de miedo, pero también creo que el hecho de descubrir con alguien algo al mismo tiempo, público y actor, debe ser una experiencia única, porque de eso se trata la magia de la ficción, crear algo irrepetible. (Conejo blanco…) es diferente y genera sorpresa.

“Me parece esencial el poder conocer otros horizontes y viajar. Reunirte con gente que amas. Estoy en contra de todo tipo de fronteras, no estoy en contra de las reglas, hay que tener una base sólida para cualquier gobierno, un orden es importantísimo, pero estoy en contra de los muros y me sumo de esta manera al movimiento”, dice Layevska en entrevista telefónica desde Miami.

Consciente de la importancia del teatro, “me hizo actriz”, acepta Ana, sólo espera “que no muera”. Su preocupación es debido a la inasistencia de la gente a los recintos, lo cual considera es por la época vivida, donde la inmediatez ha tomado un papel fundamental; sin embargo, confía que el arte escénico se mantendrá vigente con experimentos como el hecho por Soleimanpour.

La emoción casi palpable en la voz de Layevska, además de por llegar esta noche a las 20:30 horas al escenario del número 152 de la calle Tabasco, en la Roma Norte, es también por su participación en el largometraje Welcome to Acapulco, donde compartió talento con un elenco panregional y el cual se exhibirá en el festival de festivales.

“Se va a (al Festival de) Cannes, a venta, en mayo de este año, como les sucede a muchas películas, porque es una coproducción búlgara-estadunidense-mexicana. Trabajar con esta talla de actores, estaba nerviosa. Ver el profesionalismo que tienen, la presencia, tanto de William Baldwin, como Michael Madsen, fue una gran experiencia como actriz y a nivel personal”, cuenta.

En la cinta, filmada en locaciones del puerto del Pacífico y con la participación también de Mike Kingsbaker, Zach Rose, Jack Duarte y la mexicana Ana Serradilla, Layevska da vida a una asesina. “Una mujer que trabaja para Michael Madsen, que a su vez es un matón. Es un personaje que tuvo muchas escenas de acción, persecución y disparos.

“Una pelea larguísima, que dura un minuto y medio a cuadro, lo cual es mucho. La película es en inglés. Trabajar con esa talla de actores, creo que fue una etapa importante de mi vida, y volverme a ver con Anita Serradilla, que ya habíamos trabajado (en Cansada de besar sapos, 2006)”, comparte Layevska del largometraje, aún sin fecha de estreno en nuestro país.

Además de su participación en Conejo blanco, conejo rojo esta noche y en Welcome to Acapulco, la actriz está a la espera de la llegada a México del thriller Maldita tentación, una producción de Mundo FOX, donde comparte actuación con Valentino Lanús, Ilse Salas, Francisco Rubio, Mayra Rojas, Julieta Grajales y Mario Loria, entre otros.

“Fue un personaje complicado, es una mujer psicópata, con tendencias asesinas, de hacer daño, sumamente inteligente, siempre con un carácter muy frío, que, por una necesidad de venganza, le hace la vida imposible a un hombre que aparentemente no tolera, pero al final se enamora. Un rol complejo, con unos cambios muy raros y difíciles de justificar.

“Fue una experiencia muy interesante al nivel actoral, no es una telenovela y eso también está padre, porque desde el 2013 no hago el género melodramático al 100 por ciento. Me gustaría seguir haciendo series, cine y teatro, cosas realmente competitivas a nivel de historia, entretenimiento y producción. Me gustan los buenos proyectos”, finaliza Layevska.

➣ En la tercera temporada de Conejo blanco, conejo rojo participarán también Laisha Wilkins, Nacho Tahhan, Leticia Huijara, Eduardo España, Roberto Sosa, Ana Francis Mob, Regina Blandón, Patricia Reyes Spíndola y Enrique Singer.

 

Imprimir