Mundo

Líder del parlamento británico pide vetar al presidente de EU

El presidente de la Cámara de los Comunes británica, John Bercow, expresó ayer su contrariedad ante la idea de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pronuncie un discurso ante el Congreso de Reino Unido durante la visita de Estado que el republicano tiene previsto hacer al país antes de finales de año.

“Me opongo firmemente a que el presidente Trump pronuncie un discurso en Westminster Hall”, dijo Bercow, que justificó su punto de vista por el veto que el mandatario estadunidense impuso a migrantes de siete países de mayoría musulmana.

“Creo firmemente que nuestra oposición al racismo y al sexismo, así como nuestro apoyo a la igualdad ante la ley y la independencia judicial, son asuntos extremadamente importantes para la Cámara los Comunes”, señaló Bercow. El líder del Parlamento británico ocupa el cargo desde 2009 como independiente, pese a que anteriormente militaba en el Partido Conservador, al que pertenece la primera ministra Theresa May.

Bercow recibió el aplauso de la bancada laborista tras afirmar que la invitación a un líder extranjero a dirigirse a las cámaras británicas “no es un derecho automático”, sino que es “un honor que debe ganarse”. Para respaldar su veto, el político independiente remarcó que hay “numeroso precedentes” en el Reino Unido de visitas de Estado en las que el mandatario extranjero no se ha dirigido al Congreso.

El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, recibió con alegría las palabras de Bercow: “Debemos defender los valores de nuestro país. La visita de Estado de Trump no se debe producir”, afirmó con contundencia Corbyn en Twitter.

POLÉMICA. Esta declaración llegó apenas una semana después de que decenas de miles de británicos se manifestaran en diversos puntos del país, y especialmente en Londres, contra el veto migratorio de Trump. Además, protestaron contra la oferta de visitar el país que May extendió al líder republicano durante la visita de la ‘premier’ a Washington, a finales de enero.

Además, en la misma línea, más de 1.6 millones de personas se opusieron a la visita del mandatario, firmando una petición oficial en línea en la página web del Congreso británico. Obligado, el Parlamento votará sobre esta petición el próximo 20 de febrero.

 

Imprimir