Representatividad y rendición de cuentas, retos de nuestra Constitución

Dr. Manuel Añorve Baños

Con un solidario abrazo al licenciado

Manlio Fabio Beltrones.

La Universidad Nacional Autónoma de México es una institución de gran prestigio que, durante los últimos años, ha construido espacios de diálogo abierto, plural y de libre expresión, entre los diversos actores que integran la comunidad académica, política y social, quienes convergen y han tenido la oportunidad de analizar de manera reflexiva y metodológica los aspectos que componen nuestra realidad nacional e internacional.

El XIII Congreso Iberoamericano de Derecho Constitucional, organizado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, y celebrado entre los días 1 y 3 de febrero de 2017 en el Palacio de Minería, justamente logró este cometido, recogiendo las diversas expresiones de académicos, juristas, especialistas y políticos, nacionales e internacionales, en torno a la trayectoria y porvenir del constitucionalismo contemporáneo, aprovechándose la oportunidad para hacer un homenaje, desde la academia, a nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, que el pasado domingo cumplió 100 años de vida.

En el marco de dichas conferencias, fueron diversos actores de la vida política y académica que tuvieron la oportunidad de asistir a estos espacios de diálogo, entre ellos se encuentra el licenciado Manlio Fabio Beltrones Rivera, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, el licenciado Diego Fernández de Cevallos, el doctor Diego Valadés, así como el ex rector de nuestra máxima casa de estudios, doctor Juan Ramón de la Fuente, quienes expresaron interesantes posicionamientos en torno al papel actual de la Constitución y nuestro régimen de gobierno.

En ella, los panelistas pudieron discutir ampliamente el porvenir de las figuras jurídicas contempladas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y que tienen su origen en la reforma en materia política-electoral aprobada el 10 de febrero de 2014, cuya aplicación plena tendrá lugar en los próximos años, de acuerdo con su régimen transitorio.

Representatividad y rendición de cuentas serán los objetivos implícitos que se encuentran contenidos en nuestro documento constitucional y que deberán concretarse en los próximos años, con la finalidad de garantizar la gobernabilidad democrática que el país requiere ante estos tiempos de cambio. De ahí que los gobiernos de coalición serán una base para lograr la unidad entre las distintas fuerzas políticas, permitiendo mayores canales de diálogo, consenso y transformación en la toma de decisiones, de manera duradera y continúa.

En este sentido, nuestra Constitución buscará dotar de una mayor solidez al régimen político mexicano, generando diversos mecanismos de participación y coordinación entre las corrientes políticas nacionales que, a su vez, podrán constituir los pesos y contrapesos necesarios a favor de los intereses de la sociedad; sin embargo, y compartiendo las reflexiones del licenciado Manlio Fabio Beltrones, será importante dar vida a una ley reglamentaria de los gobiernos de coalición, con el objeto de hacerla funcional ante los grandes retos que vive el país.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos tiene un papel destacable para nuestro país y ha logrado conservar su vigencia gracias al trabajo constante del Constituyente Permanente. Los mexicanos celebramos su centésimo  aniversario.

* Doctor en Derecho por la UNAM

@manuelanorve

Imprimir

Comentarios