Cultura

Muestran tres siglos del grabado norteamericano en San Ildefonso

Esquina de casa y figuras, de Orozco, uno de los grabados de la muestra Tres siglos de grabado de la Galería Nacional de Arte de Washington.

La historia del grabado estadunidense inicia en 1710 y a partir de hoy podrá apreciarse en el Antiguo Colegio de San Ildefonso a través de la exposición Tres siglos de grabado de la Galería Nacional de Arte de Washington, la cual reúne cerca de 200 obras hechas por Andy Warhol, Mary Cassatt, Jackson Pollock, Roy Lichtenstein, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, entre otros, quienes en su arte evocan a los indígenas norteamericanos, paisajes, los errores de la Segunda Guerra Mundial y los excesos del consumismo.

“Está muestra fue hecha en colaboración con la Galería Nacional de Arte y celebra dos aniversarios: el 75 aniversario de la fundación de la Galería y el festejo por los 25 años del Mandato Antiguo Colegio de San Ildefonso. También ejemplifica una importante historia de reciprocidad y lazos de amistad ente las instituciones culturales de ambas naciones”, señaló la directora del museo Bertha Cea Echenique.

También dijo que dicha colaboración es continua y a pesar de las declaraciones hechas por Trump en las recientes semanas, lo que cuenta “es la verdadera relación entre individuos e instituciones, que hace posible exposiciones en donde el público mire la belleza cultural de Estados Unidos y cómo ese país ha sido retratado por artistas de otras latitudes”.

Como colección, añadió, las obras expuestas no se habían presentado en México, “han prestado mucho material para exposiciones diversas en el país, pero nunca habían preparado una curaduría como tal, en donde presentan su historia. Quiero comentar que con esta exposición también inauguramos la renovación de tres salas del Museo, que son las que albergan la muestra”.

La exposición se divide en nueve núcleos temáticos en los que se resalta cómo el grabado siempre ha sido un recurso para el comentario o crítica social. “Uno de los grabados más antiguos que exhibimos retrata la Masacre de Boston, realizado por el platero y patriota Paul Revere, que es una llamada política a las armas ya que reflexiona sobre la liberación tributaria de Gran Bretaña en el siglo XVIII”, explicó la curadora Judith Brodie.

Los grabados que se hicieron en el siglo XVIII, dijo, plasman la vida en la zona del norte de Estados Unidos, porque los artistas que viajaban, hacían imágenes del continente. “Hay imágenes que nos están marcando el control de la zona norte de Norteamérica. Por ejemplo, menionó a Rever porque sus grabados fueron una influencia para que cinco años después, se realizara la revolución de Estados Unidos”.

En el siglo XIX, señaló la curadora, las personas que estaban estableciéndose al norte, empezaron a viajar más hacia el este de Estados Unidos. “En esta etapa hay una serie de grabados de los indígenas, de los barcos a vapor y del desarrollo de la democracia”

Durante este siglo destacan los grabados de Mary Cassatt y James McNeil Whistler, pero, sobre todo, la exposición internacional de arte moderno en Nueva York, el 13 de febrero de 1913.

“Esa exhibición presentó al país movimientos modernos europeos como el impresionismo, fauvismo y el cubismo, pero la sorpresa fue que la mayoría de los artistas eran estadunidenses: Stuart Davis, Edward Hopper, John Marín,George Bellows y John Sloan”.

En ese sentido, dijo Judith Brodie, mostramos la perspectiva de estos artistas con la ciudad de Nueva York. “Cuando hablo de diversidad es porque los artistas usaban muchos estilos, de lo abstracto hasta el realismo y había mucha crítica social, humor y sobre todo documentaban lo que veían. Por ejemplo, George Bellows con sus grabados que exhibimos, esta mostrándonos a un grupo de hombres debajo del puente de Brooklyn. Están nadando, vistiéndose y lucen molestos. En ese tiempo había una preocupación de los migrantes en Nueva York y Bellows decidió hablar de sujetos de los cuales no se hablaba. Éste fue un periodo en que los artistas buscaban independizarse del ejemplo y arte europeo”.

Después, añadió, mostramos el intercambio profundo entre artistas mexicanos y estadunidenses. “Después de la Revolución  Mexicana hay muchos interesados en el arte muralista mexicano y por eso también los mexicanos fueron invitados a Estados Unidos”

En el museo se exhiben seis grabados de José Clemente Orozco, entre éstos, Réquiem, Bandera, Esquina de casa y figuras, La familia, además de grabados de David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera.

“Los últimos grabados que mostramos hablan de los errores de guerra, por ejemplo la obra El hombre de hidrógeno, alude a la bomba atómica. Tenemos la obra de Andy Warhol y Lichtenstein, que es crítica porque en los 60 se empieza a ver una conjunción de los medios, podemos ver grabados pero con la idea del cómic, litografías pero con moldes.

Tres siglos de grabado de la Galería Nacional de Arte de Wa­shington, estará abierta al público hasta el 30 de abril en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, ubicado en Justo Sierra 16, Centro Histórico de la Ciudad de México.

 

Imprimir