Ciudad

Constitución tapó bocas; no nos convertimos en Venezuela: Manuel Granados

El consejero jurídico, Manuel Granados, durante la charla con Crónica en su oficina del antiguo Palacio del Ayuntamiento.

Manuel Granados, consejero jurídico y de servicios legales, hojea la Constitución de la Ciudad de México. Parece que la conoce bien. Es sólo cuestión de hablar de un tema para ubicarlo en las páginas del documento.

El funcionario ofrece una entrevista en su oficina del piso 2 del Antiguo Palacio del Ayuntamiento. No se anda con rodeos. Mientras muestra el primer ejemplar de la Constitución, se ríe de quienes aseguraron que no se terminaría de discutir a tiempo.  

También afirma que la aprobación de la Constitución de la Ciudad de México calló las voces que aseguraban que el documento privatizaría la propiedad pública y limitaría los derechos humanos.

Por el contrario, asegura, la Carta Magna se convertirá en una referencia de la defensa de los derechos y ejemplificó el uso medicinal de la mariguana, el respeto a las familias LGBTTTI y la desaparición del fuero.

“Es una Constitución de avanzada, que nos permite decir ‘éste es el futuro de la Ciudad y éste puede ser el futuro del país’”.

Sin embargo, advierte que “hay temas que deben discutirse sí o sí en el futuro. Uno de ellos, precisa, es permitir a los jóvenes de 16 años votar y tomar decisiones de la Ciudad, así como permitir el uso científico de la mariguana”.

—¿La Constitución que aprobó el Constituyente se basó prácticamente en el anteproyecto que ustedes armaron?

—Presentamos el proyecto de Constitución y vino una oleada de críticas. Dijeron que íbamos a acabar con la propiedad privada, que esto se iba a convertir como Venezuela o como la Unión Soviética, que íbamos a limitar a los ciudadanos. Fue una oleada de críticas y de comentarios mediáticos malintencionados y cada uno de esos argumentos se fue cayendo. Pero el proyecto que se aprobó, entre el 85 y 90 por ciento coincide con lo que presentamos. El tema que me digas está aquí, a lo mejor redactado de otra forma.

—¿Qué temas quedaron pendientes?

—Faltó el voto de los jóvenes a los 16 años. Cuando se planteó esto en el grupo redactor yo estaba de acuerdo y, por qué estaba de acuerdo, porque recién había sido el proceso de la Unión Europea con el Brexit y la salida de la Unión Europea. Cuando vemos el análisis de quiénes votaron por la permanencia y la salida, los adultos mayores votaron por la salida, cuando las políticas a futuro les afectará poco. Los jóvenes fueron los que dijeron “¡Quedémonos en la Unión Europea!”. Si hubieran votado los de 16, hubiera ganado la permanencia de los ingleses en la Unión Europea. Los jóvenes de 16 años tienen la capacidad y el derecho para participar en la revocación de mandato o en los plebiscitos.

—¿Qué otro tema deberá ser discutido en el futuro?

—Está pendiente el uso científico de la mariguana. El código penal establece que quien haga uso de la cannabis para fines médicos o científicos tendrá una sanción punitiva. Eso no es correcto. Era un tema de reconocimiento de derechos.

ENCARGO

El consejero jurídico Manuel Granados fue uno de los redactores del proyecto de la Constitución de la Ciudad de México. Él, junto con Alejandro Encinas, Porfirio Muñoz Ledo y Rogelio Muñoz, fue el responsable de darle sentido a los artículos que después fueron discutidos y aprobados por la Asamblea Constituyente.

PERFIL

El abogado fue nombrado consejero jurídico en julio de 2015, pero se ha desempeñado como asesor en la Asamblea Legislativa, coordinador de los asesores de Miguel Ángel Mancera, cuando era procurador y diputado local. Granados es licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y tiene una especialidad en Derecho Constitucional y Administrativo.

 

Imprimir