La LMB todavía no aprende la lección de 1980: Abulón Hernández | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

La LMB todavía no aprende la lección de 1980: Abulón Hernández

El legendario Ramón Abulón Hernández, quien fuera fino segunda base de los Diablos, y dirigente de la Asociación Nacional de Beisbolistas Profesionales en 1980, habla con Crónica acerca de la crisis que vive la Liga Mexicana de Beisbol. De la plática, queda la impresión de que muy poco ha cambiado en casi cuatro décadas.

 

¿Qué opinas de la desaparición de los Tigres y la nueva crisis de la Liga Mexicana de Beisbol? ¿Cuál ves tú como razón de fondo?

— Debe de ser el hecho de que el nuevo gobernador del estado no quiere seguir apoyando a los Tigres; que no está dispuesto a erogar dinero de sus arcas. Todavía no aprenden la lección de 1980. Los conflictos de la única manera que se pueden solucionar es dialogando. Cada quien defiende sus intereses y el único afectado es el beisbol.

¿Cuál es tu punto de vista sobre las diferencias entre los equipos, que amenazan con dividir la liga?

— Ambas partes tienen parte de razón; lo cierto es que se les está quitando lugar a muchachos nacidos en México. La mayor parte de los hijos de mexicanos nacidos del otro lado han tenido la oportunidad en Grandes Ligas, a lo mejor no convencieron a sus equipos.

¿Habrá remedio?

— El único remedio que puede haber es que dialoguen. Se tienen que poner de acuerdo. Debería existir un Alto Comisionado que no tuviera intereses en ninguno de los equipos. No lo hay. En casos como este, si hubiera habido una asociación de peloteros podría haber ayudado dando sus puntos de vista.

¿Qué futuro le ves a la LMB?

— Hay un problema sistémico. El problema es que hay algunos directivos que nada más entran por hobby. El beisbol es un negocio. Necesita de profesionales tanto dentro como fuera del terreno de juego. Hay demasiados directivos improvisados y no lo atienden como debe de ser, no saben explotar los puntos nobles que tiene el beisbol. Esta es una inversión que tarda. Además, hay equipos que no tienen una base totalmente estructurada: el andar buscando peloteros ya hechos, o extranjeros, les suben la nómina a los cielos. El problema de la inflación de salarios lo crearon ellos, como en las Grandes Ligas. Tampoco hay solidaridad entre los dueños: deberían de asesorar a los más débiles, por el bien de la estabilidad de la liga, y los débiles deberían acercarse y dejarse ayudar. Nada de eso pasa. Por eso la liga, que podría tener mucho futuro, nunca termina de despegar.

Imprimir