Vladímir Putin

El presidente de Rusia promulgó una ley que despenaliza la violencia de género, siempre que el agresor no sea reincidente en un plazo de un año. Según la nueva ley, las agresiones que causen dolor físico, pero no lesiones, y dejen moretones, arañazos o heridas superficiales a la víctima, no serán consideradas un delito, sino falta administrativa. Las víctimas de violencia de género, en el 90% de los casos, no acuden a los juzgados porque el procedimiento es muy engorroso.

 

Imprimir

Comentarios