Ciudad

Para construir Patio Tlalpan, Claudia Sheinbaum se gana a vecinos con otro predio

El terreno se encuentra en la calle Santa Úrsula, frente al número 26.

“Divide y vencerás”, reza un refrán popular que aplica muy bien, según vecinos de Tlalpan, la delegada Claudia Sheinbaum.

La acusan de convencer o negociar con algunos vecinos — que en un principio se oponían a la construcción del centro comercial Patio Tlalpan— el apoyo a la obra a cambio de entregarles un predio para la edificación de un centro comunitario a favor de los ejidatarios.

“Como por arte de magia cambiaron de opinión, como si ya no les importara”, indicó Javier Méndez, representante vecinal del pueblo originario de Santa Úrsula Xitla.

El hombre advirtió que gran parte de la comunidad continúa unida para exigir a las autoridades que la construcción no prosiga.

El predio que fue cedido para la comunidad está ubicado en la calle Santa Úrsula, sin número exterior, justo en frente del número 26.

Los habitantes de la zona aseguraron que mientras se llevaba a cabo la edificación de la plaza también se estaba construyendo el jardín comunal.

Uno de los vecinos que se sostuvo las negociaciones con la ex secretaria de Medio Ambiente fue Miguel Ángel Rivera, quien es líder del consejo vecinal de la zona. 

DESILUSIÓN. La mayoría de los vecinos que ahora se encuentran en contra de la forma de gobernar de la morenista Claudia Sheinbaum votaron por ella cuando se encontraba en la disputa por la delegación.

“La verdad estamos desilusionados, muchos de los que hoy estamos aquí luchando por frenar la construcción, votamos por ella, pues creímos en su lema de campaña Rescatemos Tlalpan, y lño único que ha hecho es venderlo y hundirlo”, señaló Frida Ortiz, vecina de una de las colonias de Santa Úrsula.

Durante su campaña política, la esposa de Carlos Ímaz, quien también fue delegado de Tlalpan, les prometió a los vecinos, entre otras cosas, frenar a los desarrolladores inmobiliarios que han invadido la demarcación.

También dijo que erradicaría toda forma de corrupción y tráfico de influencias, así como la utilización del poder público para el beneficio personal o de grupo.

Sin embargo, ni ha frenado construcciones que ponen en riesgo a los habitantes de la delegación Tlalpan e incluso a beneficiado a algunas empresas que buscan construir en la zona.

La morenista también dijo que garantizaría el derecho al agua y mejoraría los servicios urbanos, cosa que de culminarse la construcción del centro comercial sólo perjudicaría a los vecinos de más de 20 de colonias.

La plaza utilizaría cerca de 45 mil litros de agua al día, por lo que el abastecimiento a los habitantes se vería seriamente afectado.

En tanto que la movilidad en la zona sería prácticamente imposible, ya que el acceso a Patio Tlalpan sería por Santa Úrsula que tiene un carril de ida y uno de vuelta, está calle es la que conecta Insurgentes con otras 20 colonias que se encuentran al interior del pueblo originario.

Imprimir