Y después de la marcha ¿qué?

Cecilia Téllez Cortés

Aunque parezca broma, sólo en México pudo ocurrir planear dos marchas que persiguen la unidad. Y, aunque se pusieron de acuerdo al cuarto para la hora a fin de no hacer dos marchas sino una sola, queda el antecedente que desde el sector de la sociedad se pensó en organizar dos movilizaciones persiguiendo un mismo objetivo: procurar la unidad y protestar por las políticas de migración, económicas y de seguridad que forman parte de los ejes de gobierno del presidente Donald Trump.

En tiempos en donde, desde todos los foros diversos actores de la clase política, económica han abogado por la unidad y se la han manifestado al presidente Enrique Peña Nieto en un cierre de filas no visto en muchos años (aunque muchos dijeron que ello no era un cheque en blanco), es increíble que desde la sociedad se haya atisbado la posibilidad de hacer dos marchas a favor de la unidad. ¡Vaya cosa!

Pero bueno, privilegió la prudencia, el diálogo y ya no serán dos, sino una marcha que confluirá en la columna del Ángel de la Independencia y los asistentes provendrán de quienes enarbolan la marcha Vibra México y la de Mexicanos Unidos.

Será, dicen los organizadores, una manifestación apartidista, que no está a favor ni en contra del gobierno de México. Está planeada para dar cabida a todos. Se dice que en la movilización no tendrán importancia sesgos ideológicos o filiaciones políticas. Pretende ser una concentración que nos muestre monolítamente contrarios a todo aquello que pisotee nuestra dignidad nacional.

Es una marcha para condenar la actuación del “masiosare” que describiera el diputado priista Jorge Carlos Ramírez Marín al salir de una reunión de legisladores con el presidente Enrique Peña Nieto en Los Pinos.

La marcha tendrá lugar el próximo domingo y concluirá en el Ángel de la Independencia en donde se prevé sea entonado el Himno Nacional.

¿Y después de eso, qué?

La realización de la marcha del próximo 12 de febrero recuerda aquella convocada en 2004 para manifestarse en contra de la inseguridad: la gran marcha blanca a la que acudieron muchos que en su vida habían pisado las calles en demanda de algo o en contra de todo. Y, pasados los años, ya vimos que lejos de mejorar, la situación sigue igual.

Para nadie es un secreto que el lunes, al amanecer, el presidente tuitero de Estados Unidos nos puede volver a zarandear con otro tuit ofensivo para nuestro país.

De hecho, cuando todavía estaban planeadas las dos marchas, el presidente Trump acudió a una conferencia de prensa organizada por la Asociación de Jefes de Ciudades principales de Estados Unidos (MCCA, por sus siglas en inglés) en la cual retomó el tema que fue su bandera en campaña: la construcción del muro. Y fue más allá al asegurar: “El muro está siendo diseñado en estos momentos”.

“La gente dice que Trump solo estaba bromeando sobre el muro, pero no estoy bromeando”, afirmó el mandatario. “¡Será un gran muro y una gran ayuda”, dijo.

En esa misma conferencia, Trump se centró en cuestiones relacionadas con la aplicación de la ley y la seguridad fronteriza.

En paralelo, el canciller Luis Videgaray, de Gira en Washington, declaró que México y Estados Unidos buscan solucionar diferencias, en un marco respetuoso y constructivo. Ojalá así sea.

Pero volviendo a la marcha: con ella ¿Qué arreglaremos? ¿Le va a dar miedo a Trump? ¿Va a desistirse del muro? ¿Va a cambiar su forma de pensar? Él no espera que estemos de acuerdo en sus políticas. Los tiempos que estamos viviendo nos obligan a ejecutar acciones más contundentes. Ya lo dijeron ayer los repatriados: queremos empleos, pero bien remunerados. Y eso es un reclamo directo para los empresarios y para el mismo gobierno que tiene que crear las condiciones para que los empresarios otorguen esos salarios. Pero bueno, tal parece que las marchas solo sirven para medirse unos a otros, un entramado de vanidad, que muchas veces provoca la apatía de quienes esperan que se sume.

ENTRESIJOS. Uno de los programas a los que la administración Peña Nieto piensa dar celeridad es el de las Zonas Económicas Especiales. Ayer se efectuó la primera sesión ordinaria de la Comisión Intersecretarial de las ZEE. Fue en Palacio Nacional y ahí se presentó la Política para el Establecimiento y Desarrollo de Zonas Económicas Especiales y se acordó dar a conocer los lineamientos para la formulación de los Dictámenes para el establecimiento de ZEE… El cáncer de ovario ha resultado mucho más agresivo y letal que el de mama y cervicouterino, alertó, Nora Arias, presidenta de la Comisión de Salud de la Asamblea Legislativa, quien anunció la presentación de una iniciativa de ley para que la enfermedad sea atendida preventivamente y sin costo en los centros de salud de la capital del país. Para ello, propondrá reformar la Ley de Salud de CDMX con el fin de que las mujeres puedan recibir un diagnóstico preventivo y oportuno mediante un ultrasonido transvaginal y prueba de sangre.

cetece@gmail.com

Twitter @cecitellez

Imprimir

Comentarios