Mundo

Tribus Sioux demandan en Washington detener oleoductos en Dakota

Esa obra "profanará las aguas de las que dependen los miembros tribales del Cheyenne River Sioux".

Foto: Archivo

La tribu Standing Rock Sioux interpuso un nuevo recurso legal para detener la construcción del oleoducto “Dakota Access Pipeline”, al reiniciarse hoy el levantamiento del último tramo de la obra de mil 885 kilómetros y tres mil 800 millones de dólares.

"Esta administración (del presidente estadunidense Donald Trump) ha expresado un completo y total desprecio no solo por nuestros tratados y derechos de agua, sino por el medio ambiente en su conjunto", denunció la tribu que por meses se ha opuesto a la consturcción del oleoducto.

También la tribu Cheyenne River Sioux presentó una demanda ante una Corte Federal en Washington, DC, en la que solicitó se emita una orden judicial para detener la construcción del oleoducto.

Esa obra "profanará las aguas de las que dependen los miembros tribales del Cheyenne River Sioux",  indicó.

Las acciones legales se dan el mismo día en que la compañía Energy Transfers Partners, propietaria del oleoducto, reactivará la construcción de los últimos dos kilómetros de la tubería, luego de meses de permanecer suspendida debido a las continuas protestas de la tribu y de cientos de activistas de grupos ecologistas.

Bajo la nueva administración Trump, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos concedió esta semana el derecho de vía para que el oleoducto pueda cruzar por debajo del Lago Oahe sobre Rio Missouri al norte de la reservación de la tribu Standing Rock Sioux.

El Cuerpo de Ingenieros, la entidad responsable de evaluar y expedir permisos para todos los cruces de tuberías bajo cuerpos de agua, también eliminó la orden para que se efectué una evaluación de impacto ambiental, emitida en los últimos días de la administración del expresidente Barack Obama.

La tribu Standing Rock Sioux, junto con otras etnias y cientos de activistas pro ambientales, advirtieron que reactivarán las protestas contra el proyecto, las cuales se han mantenido de manera constante entre agosto y diciembre pasados y se esparcieron por varias ciudades de Estados Unidos.

El "Dakota Access Pipeline" transportará diariamente unos 570 mil barriles de petróleo crudo a lo largo de mil 885 kilómetros desde la Cuenca de Bakken, en el noroeste de Dakota del Norte, hasta la comunidad de Patoka, en el sureste de Illinois, donde convergen múltiples oleoductos.

La producción de petróleo en la Cuenca de Bakken se incrementó de manera sustancial en los últimos años, gracias a la tecnología de extracción por fracturación hidráulica (fracking) para pasar de los 200 mil barriles diarios en 2010, a más de 970 mil barriles en la actualidad.

La producción excede la capacidad de los gasoductos en el área para transportar los hidrocarburos a las refinerías, lo que ha forzado a algunos productores a usar métodos más costos para transportar su petróleo, a través de camiones o ferrocarril.

La ruta proyectada del nuevo oleoducto cruza bajo terrenos privados a lo largo de 50 condados de Dakota del Norte, Dakota del Sur, Iowa e Illinois y de acuerdo con la compañía Energy Transfer Partners, “fue cuidadosamente diseñada para transportar crudo de la forma más segura y eficiente posible”.

ijsm

Imprimir