Academia

Joven que continúa sus estudios, es un soldado menos para el narcotráfico: Chico Partículas

Por cada joven que continúa sus estudios, es una doble ganancia para el país, porque es un soldado menos para la violencia y el narcotráfico y es uno más para el buen desarrollo de la Nación, expresó Cristóbal García Jaimes, Premio Nacional de la Juventud 2014.
Al participar en la presentación  de la convocatoria del Premio en su edición 2017, el también conocido como "Chico Partículas", relató parte de la labor que realiza en ciencia y tecnología, como enseñar robótica en zonas marginadas de Guerrero, su tierra natal.
El primer proyecto que enseñó a jóvenes guerrerenses fue un piano invisible, ultrasónico, que con el movimiento de la mano se escuchan diferentes melodías. Es un piano sin teclas.
Cristóbal recordó que el 16 de septiembre pasado estuvo en la Asamblea General de la ONU, donde presentó un proyecto: el Pepe Cyber.
El Pepenador Cibernético, o Pepe Cyber, "es un proyecto donde nosotros recibimos computadoras más grandes que yo, yo soy del '96, las computadoras son del '95, traen windows 95; las reparamos con los amigos en la UNAM; físicos, ingenieros, y las llevamos a zonas marginadas para enseñarles a los chavos a programar", contó.
El físico, de 20 años de edad dijo que "a chavos que tenían el tiempo libre, en vez de buscar una salida fácil, ahora están programando. Guerrero lleva siete años sin participar en la Olimpiada Nacional de Informática, y este año vamos a ir".
Al igual que Cristóbal, Sandy Carrera Altamirano, de 19 años de edad, es Premio Nacional de la Juventud por un proyecto de robótica. El año pasado la poblana recibió el galardón, junto con otros jóvenes, para quienes no fue fácil conseguir apoyo.
"Uno de los problemas que tuvimos después de haber obtenido el Premio Nacional, es que nos acercamos a instituciones gubernamentales y no creían que jóvenes tan pequeños hubieran ganado un premio de este estilo. Cuando presentamos algunas fotografías y todo lo que conlleva el Premio Nacional de la Juventud nos apoyaron", refirió.
Habitante de la zona rural Cañada Morelos, Sandy confía en que sus proyectos tecnológicos ayuden a disminuir los asaltos y secuestros en su comunidad, donde "los niños  empiezan a tener otros intereses, como ganar el dinero fácil, y algo que se  ve en mi comunidad es que secuestran a personas, asaltan el tren Ferrosur. Los jóvenes no tienen sueños, no tiene metas".
El Premio Nacional de la Juventud es otorgado a personas entre los 12 y 29 años de edad, destacadas, entre otros rubros, en ciencia y tecnología, expresiones artísticas, compromiso social, el fortalecimiento de la cultura indígena y derechos humanos.
El Premio consiste en una medalla de oro, 150 mil pesos y un diploma.

Imprimir