¿Estado de guerra...?

Leopoldo Mendívil

SEÑOR TRUMP:

+Un estado de guerra solo

sirve como excusa para

la tiranía doméstica

Alekhsandr Solzhenitzyn

 

Ya el presidente Peña le ha expresado con decencia, pero con absoluta claridad, que el presupuesto de ingresos y egresos de su gobierno ni un centavo mexicano destinará para la construcción del muro fronterizo que usted quiere, aunque la mayoría de la nación estadunidense considera un capricho neroniano de su parte.

Y yo puedo hablarle con la certidumbre de contar con el consentimiento de todos mis compatriotas en el sentido de que si usted quiere su muro, constrúyaselo, con su dinero —aunque creo que no le alcanzaría…—, pero no escamotee a sus gobernados el dinero de sus impuestos; o sea, señor Trump, si cuenta con las justificaciones políticas y las razones técnicas de su proyecto, preséntelas a las cámaras del Congreso de los Estados Unidos de América y si sus integrantes lo consideran apropiado, ellos sabrán si  puede usted disponer de ese dinero. Inténtelo, pero de acuerdo con la ley y no  con sus antojos.

Considero, además, apropiado que quizá por la vía del Departamento de Estado su gobierno realizara una suerte de encuesta con los jefes de Estado de todos los países vinculados, a través de la Organización de las Naciones Unidas, para saber cuántos de ellos coinciden con el señor Netanyahu, de Israel, quien considera una gran idea el muro como una solución entre países que han tenido buenas y, finalmente, constructivas relaciones. No entiendo cómo el señor primer ministro puede aprobar soluciones que se conjuntaron en la década de los años 30 para enmurallar a sus antepasados polacos en el ghetto de Varsovia y en otras ciudades europeas, y por las alambradas que encerraron a millones de judíos para vivir sus largas, dolorosas, desgarradoras e infamantes agonías mientras les llegaba el turno para sucumbir en las cámaras de gas o mediante cualquier otra forma de etnocidio.

Porque le repito aquí, señor Trump, que su amigo Netanyahu recurrió al más estúpido comparativo posible de usar, porque Israel y Palestina llevan décadas enfrentados en una guerra abierta y declarada que revive con cada amanecer, mientras México y Estados Unidos han vivido muchas más décadas en paz y más de dos de inaugurar un acercamiento que en muchos aspectos borró barreras, se volvió amistad y dio marco a una asociación probadamente fértil para nuestras dos naciones y la canadiense. El TLCAN, señor Trump, ha sido mucho más que un negocio magnífico para sus tres socios, porque las cifras hablan con verdades puras; ellas, como usted, no mienten y ahí están para probar sus aberraciones, que ningún antecesor suyo se atrevió a cometer ni en los peores momentos de nuestras enemistades.

Y como usted ha tomado el ejemplo de un muro que divide a dos mundos en guerra, debemos entender que su idea viene siendo una cierta declaración  de lo mismo; quizá solo en el aspecto económico, pero guerra como quiera que se le  considere. Y no sólo con México. En el resto de los países latinoamericanos flota la sensación de que usted, no su país, sino usted, los incluyó a todos y que en cualquier momento también intentará golpearlos a ellos.

Desde que el señor Monroe escribió su doctrina, quedó claro el propósito estadunidense y hasta el siglo pasado su conducta fue claramente colonial, pero se relajó en los finales del siglo y todo iba hablando de una sociedad de naciones crecientemente justa y progresista..., hasta que usted apareció.

Latinoamérica entiende sus propósitos y tenga la seguridad de que le responderá no a gritos y sombrerazos, como es el estilo de usted, ni nos sacaremos de las mangas fuerzas militares capaces de batir a las suyas. Nuestras armas serán otras, usted ayudará a que terminemos de despertar. Imposible saber cuánto tiempo le dure el poder, pero créalo, señor Trump, nuestras naciones, junto con la suya, prevalecerán mucho, pero mucho tiempo más.

No le volveré a dar el tratamiento de presidente mientras no demuestre que sabe ser jefe del Estado más poderoso del planeta.

 

Internet,  m760531@hotmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Imprimir

Comentarios