Confían en vencer a Trump; son exitosos y defienden a migrantes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Confían en vencer a Trump; son exitosos y defienden a migrantes

Ana Laura, Alejandro y Salvador, tres mexicanos expulsados de EU, portaban una cartulina con el mensaje: “Somos deportados”, durante un foro en la CDMX.

Raúl, Julissa y Adriana combaten en Estados Unidos la imagen negativa de los migrantes. Y lo hacen con sus historias.

Viven allá, pero son mexicanos exitosos, arrojados, informados, defensores de trabajadores indocumentados y sus familias.

Fueron reunidos por el Consejo Económico y Social de la Ciudad de México en el foro “México ante la adversidad”. Y una fue su coincidencia: ganar la batalla política y cultural contra la administración de Donald Trump.

“La fuerza de nuestra comunidad latina es una bola de nieve que nadie puede detener”, resumió Raúl Lomelí, presidente de la asociación Saber es Poder, y a cuya lucha se ha sumado la red consular del país. De hecho, Lomelí señala que la red consular es un orgullo para México.

“Hemos concentrado la estrategia en ampliar el acceso de migrantes a servicios legales y a fortalecer la capacidad de las organizaciones locales”, describió Adriana Lovera, directora de educación y liderazgo juvenil en la Coalición de Inmigrantes de Nueva York.

“Ya no sirve sólo defender, es tiempo de jugar a la ofensiva”, dijo Julissa Arce, presidenta y co-fundadora de Ascend Educational Fund, organización que durante cuatro años ha conseguido recursos (200 mil dólares) para becar los estudios universitarios de 32 inmigrantes.

Al encuentro asistió el jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera. “No es volcarnos, no es nada más estar unidos, debe ser con metas y objetivos específicos”, aseguró en el Auditorio del Museo Memoria y Tolerancia.

Durante el discurso, tres mexicanos expulsados de Estados Unidos, Ana Laura, Alejandro y Salvador, agitaron una cartulina con el mensaje: “Somos deportados”… Mancera se acercó a ellos para invitarlos a una reunión próxima, escucharlos y diseñar un plan de apoyo oficial. De entrada, les ofreció un seguro de desempleo por seis meses.

AGUACATES. Otro defensor de inmigrantes presente en el debate fue Estuardo Rodríguez, director de la firma The Raben Group, especializada en proponer estrategias de comunicación con hispanos y quien es también comentador demócrata. “Estados Unidos depende a diario de México y un ejemplo simple es que al llegar al aeropuerto de esta ciudad una amiga de allá me llamó para decirme: por favor, tráeme aguacates”.

Crear alianzas con todas las entidades e instituciones estadunidenses que han mostrado apoyo a los inmigrantes fue otra de las coincidencias de los panelistas.

Y además, dar la pelea discursiva con datos duros sobre las aportaciones cotidianas de la población latina en aquel país.

“No hay que debatir contra los que apoyan a Trump sin información, hay que hacerlo con argumentos sólidos sobre nuestras contribuciones diarias. Hay que ir al fondo de las políticas públicas y no quedarnos en el color naranja del cabello de este presidente, y hay que resistir… en dos años tenemos de nuevo elecciones”, dijo Raúl Lomelí.

Y compartió una radiografía de datos claves: “Ser indocumentado no es violatorio al código criminal de Estados Unidos, sólo al código civil, ellos hablan de millones de migrantes criminales, pero están mintiendo”.

“Hay 55 millones de latinos y, de éstos, 36 millones son mexicanos o de origen mexicano, de los cuales 11.4 nacieron en México y 3.3 millones ya cuentan con residencia permanente, además de que 2.7 millones pueden iniciar ya su proceso de naturalización. Hay entonces alrededor de 5.5 millones de indocumentados”.

Los latinos, detalló, conforman el 18 por ciento de la población en Estados Unidos. Y 1 de cada 4 estudiantes menores de 18 años en escuelas públicas son latinos.

“Ilegal es una palabra que odiamos, y las cosas han empeorado desde el 9-11, a los indocumentados ya no sólo se les trata como criminales, sino como terroristas, se pasó de un proceso administrativo a un asunto de seguridad nacional”.

Julissa Arce llegó a trabajar en Goldman Sachs, uno de los grupos financieros más importantes del mundo. Ganaba medio millón de dólares al año, pero prefirió renunciar a su puesto para concentrarse en el respaldo a trabajadores mexicanos. Ejemplificó la persecución: “La gente de Trump quiere publicar en una página de internet los crímenes cometidos por personas indocumentadas cada semana. Su idea es que todo el mundo siga pensando que nosotros somos criminales, así que debemos combatirlos con nuestras historias”.

A los 11 años Julissa viajó a Texas con una visa de turista, para estar cerca de sus padres, quienes habían montado allá un negocio de venta de plata —traída de Taxco, Guerrero, su lugar de origen—. El documento expiró y quedó como indocumentada. A los 14 años ya hablaba inglés, pero la etiquetaron como ilegal.

“Ya no te ven como ser humano. Me gradué de la prepa con el 5 por ciento del promedio más alto, pero no pude entrar a ninguna universidad. En esos momentos pensé: mejor me regreso a México, ¿qué hago aquí? Me puse a investigar cómo podía entrar a la UNAM, cómo podían valer mis estudios aquí, pero no encontré ninguna información. Hoy muchos mexicanos inteligentes están en la misma situación, no conocen el sistema de acá, hay que darles información”.

¿Por qué regresar a México se ha convertido en una pesadilla para los jóvenes mexicanos?, fue una pregunta lanzada durante la charla; ella respondió: “Porque no conocen México, porque no saben cómo abrir una cuenta de banco, cómo tramitar la credencial de elector o el seguro médico, porque hay incertidumbre sobre las oportunidades de trabajo, pero aquí en México hay futuro, tenemos un poder muy grande. Ya no hay que tener miedo de volver a ser mexicanos”.

Adriana Lovera, quien algún día tuvo la ilusión de ser embajadora y mejorar la relación diplomática entre países, se ha transformado ahora en la principal promotora de la campaña “Our Nueva York”.

“Nuestro plan de acción incluye informar a la comunidad, luchar contra los crímenes de odio e intimidación, abogar contra las políticas antiinmigrantes y crear puentes con aliados no tradicionales”, relató.

Al foro asistieron Amalia García, secretaria del Trabajo de la CDMX; Patricia Mercado, secretaria de Gobierno; Salomón Chertorivski, secretario de Desarrollo Económico, y Cuauhtémoc Cárdenas, coordinador General de Asuntos Internacionales, quien anunció que el gobierno capitalino convocará en breve a otros gobiernos estatales para realizar acciones conjuntas en defensa de los mexicanos en Estados Unidos.

Imprimir