Jeff Sessions

El procurador general de EU, que ayer juró su cargo, está encantado en su papel de “perro guardián” de Donald Trump y comparte, punto por punto, la nueva estrategia del mandatario, que equipara a los inmigrantes con el crimen organizado. En su primer discurso, prometió combatir la “ilegalidad” migratoria, al asegurar que “actuar contra quienes llegan al país sin documentos no es inmoral ni indecente”. No es casualidad que sobre el ex senador por Alabama recaigan sospechas de racismo e incluso de simpatizar con el Ku Klux Klan. La cacería contra los inmigrantes ha comenzado.

 

Imprimir

Comentarios