El respeto a la marcha ajena es la paz - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
El respeto a la marcha ajena es la paz | La Crónica de Hoy

El respeto a la marcha ajena es la paz

Juan Manuel Asai

En los últimos días, los medios de comunicación han publicado docenas, acaso cientos, de llamados de diferentes actores políticos a la unidad. La unidad aquí, allá y en todos lados. Al parecer, esos llamados cayeron en terreno infértil. Uno pensaría que ante la amenaza concreta de un enemigo exterior, cuyo poder militar y económico nos desborda, entre nosotros surgiría de manera natural la idea de que unidos podemos defendernos con mayor eficacia. No que arrasemos con el enemigo, nada de eso, pero sí que opongamos una resistencia digna.

Asumo que es un lugar común, pero la historia patria muestra, sin espacio para la duda, que la falta de unidad facilita la labor depredadora de nuestros enemigos, sean españoles, franceses o norteamericanos. Sobre los norteamericanos, recuerdo un episodio que tal parece que olvidamos: en 1847 el Ejército de ese país, conducido por Winfield Scott, el Perro Loco de aquellos años, invadió México, nos arrebató la mitad del territorio y colocó la bandera de las barras y las estrellas en el asta central del Palacio Nacional. En 1914 marines gringos tomaron el puerto de Veracruz.

Lo rescato para subrayar que Trump representa un riesgo real para el país, por lo que debemos tomar con mayor seriedad nuestra conducta. Lo digo con respecto a la agria y desalentadora polémica suscitada alrededor de la marcha dominical denominada “Vibra México”, que ha servido para que broten resentimientos y desencuentros de la más baja estofa. El respeto a la marcha ajena es la paz.

La polémica es la siguiente: los organizadores plantean una marcha anti-Trump. Los críticos sostienen que tiene que ser una marcha anti-Trump, pero también en contra de Enrique Peña. Si no sirve para atacar a Peña, entonces se trata de una marcha ilegítima a la que se debe boicotear, que es justo lo que están haciendo. El reclamo de unidad ante el adversario externo que puede descarrilar la vida institucional del país y sumirnos en un caos pasa a segundo término. Lo importante es pegarle al Presidente, cuya administración concluye el último día de noviembre del año que entra, para desprestigiarlo y debilitar a su partido para que pierdan las elecciones del 2017 y, sobre todo, la presidencial del 2018.

O sea que grilla mata a defensa de la soberanía. Qué absurdo. Tal parece que no tenemos remedio. En la Ciudad de México todos los días hay marchas. Un promedio de 8 mil marchas cada año, que son demasiadas. En casi todas ellas el blanco de las consignas es el Presidente, a quien se descalifica e insulta a gritos o pancartas. No digo que los reclamos sean injustos, digo que la gente que quiere embestir a Peña lo hace con total libertad todos los días del año. A pesar de eso, quieren que en la marcha del domingo también se le pegue al mandatario.

Me pregunto: por qué esas personas no organizan otra marcha para el lunes que se llame: “Vete, Peña”, o como se les ocurra. Por qué quieren que la marcha dominical fracase y que se mande al mundo el mensaje de que estamos desunidos, La respuesta es a la vez sencilla y lamentable: porque anteponen sus intereses políticos personales o de grupo a los de la nación. Quieren aprovechar el descontrol para tener posiciones de poder aquí. No digo, para que no haya malos entendidos, que no critiquen a Peña. Digo que si la marcha del domingo no es como quieren, no por eso es menos válida.

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios